Category Archives: Sake librean

ELA, LAB, eta…

BERRIA egunkarian, datorren ostegunerako deitu duten greba orokorra dela eta, Adolgo Muñoz, ELAko idazkari nagusia, eta Ainhoa Etxaide, LABeko ordezkaria, elkarrizketatzen dituzte gaur. Luze, orri pare bateko luzeraz edo. Elkarrizketatu, gainera, biak batera elkarrizketatzen dituzte. Hau da, biei galdera berdinak luzatuz. Eta bakoitzaren erantzunak jasoz.

Galde erantzun guztien artean, ondoren itsasten dudanak deitu dit niri neuri atentzioa gehien.

Galdera:

– Alderdi ezkertiarren koalizioak egon daitezke maiatzeko hauteskundeetan. Hein batean, krisiaren ondorio dela uste al duzue?

Eta erantzunak:

– Etxaide: Eremu guztiek egin behar dute hausnarketa sakon bat, langileen egoera zein den eta horren aurka egin beharrekoak erabaki. Bere garaian esan genuen erantzukizun historikoz jokatzea zela zatiketa gainditzea eta alternatiba bat eskaintzeko prest ginen sindikatuok bat egin eta bide horretan ibilbide bat egiten hastea. Politikan, instituzioetan ardurak dituzten alderdi guztiak, salbuespenik gabe, langileen kontra eta kapitalaren alde lerrokatu direla ikusi dugu. Instituzioak herriarentzat berreskuratu behar dira.

– Muñoz: Gu kezkatzen gaitu sindikalgintzak egin dezakeena, hori baita guk finkatu beharrekoa. Agenda sendo bat egin, eta politikan eragin zuzena lortu behar dugu. Esparru politikoan, begirunez ikusten dugu balizko aliantza hori. Politika sozialak eta aurrerakoiak nahi ditugu, eta horretarako borrokatzen gara. Gure ardura da esparru sindikalean elkarlana sendotzea.

Zergatik deitu didan atentzioa gehien?

Hara zer nolako burutazioak piztu dizkidan.

Greba orokorraren deia, jakina denez, bi sindikatuek amankomunean egin dute. Ez da lehenengo aldia –ez eta seguru izango azkena- elkarrekin, batera, gisa honetako hala bestelako deiak, eta ekintzak, egiten dituztela sindikatu biak. Zer normalago sindikatuak, ez bakarrik bi hauek noski, ekintza bateratuak planteatzea baino? Sindikalgintzan, politikan eta edozein alorretan da hori normal.

Nork ez dio, baina, batez ere azken aldi honetan, bere buruari galdetu noraino doazen eta joateko asmotan diren, bi sindikatuok elkarrekin? Noraino, ez denboran bakarrik. Noraino ez gutxiago sindikalgintza alor osoan. Eta noraino, baita, politikan.

Azken hau galdetzen die kazetariak bi sindikatuetako ordezkariei, beste askok, okasioa izan ezkero, galdetuko genieken bezala.

Ez da harritzekoa, beraz, ematen duten erantzunak atentzio berezia deitu izana, niri behintzat.

Zer erantzuten dute? Gauza bera?

LABeko ordezkariak zera dio, hitzez hitz: “Politikan, instituzioetan ardurak dituzten alderdi guztiak, salbuespenik gabe, langileen kontra eta kapitalaren alde lerrokatu direla ikusi dugu. Instituzioak herriarentzat berreskuratu behar dira.” .

Hau da, sindikatuok, orain arteko agintari politiko guztiak kalera bota eta “alderdi ezkertiarren koalizio”aren aldeko apustua egin behar dugu.

ELAko Muñozen erantzuna beste bide batetik doa: “Gu kezkatzen gaitu sindikalgintzak egin dezakeena, hori baita guk finkatu beharrekoa. (…) Gure ardura da esparru sindikalean elkarlana sendotzea.”

Hau da, politikan eragina izan bai, baina politika politikarientzat, eta sindikalgintza sindikalistentzat.

Nik hala ulertu ditut gauzak, behinik behin.

ELA eta LABen arteko elkarlana dela eta, hainbat jende sumatu izan dut bazterretan galdezka, eta kezkaturik: Euskal sindikalgintza erakunde bakarra izatera iritsiko ote da, edo, gutxienez, erakunde bi izanik ere, bien arteko abertzaletasun esparruko zein baino zeinagoko lehian berezitasunik ez izatera iritsiko ote dira? Zein aldetara lerratuko dira (lerratuta ez badaude), bata eta bestea? Biak alde berera?

Ni, ezezkoan nago.

Sindikalgintzak, oraintxe bertan, (politikagintzak bezalatsu), mila eta bat problema ditu gizarte aldakor eta ireki honetara egokitzen. Ba da, hortik eta hemendik, etorkizunik ikusten ez dionik –ikusi nahi ez dionik ere bai- sindikalgintzari luzarora. Erreza ez daukate, hori seguru. Eta seguruenik inork ez daki, jakin ziur, zein den ibili beharreko bidea, aldapatsua eta neurri handi batetan ezkutua dela jakitez aparte.

Aspaldiko tentazioa da sindikalgintzarentzat, zailtasun eta ezjakintasun horretan, politikaren bideetan, gutxi edo gehiago, bide horiek argiagoak bailiran, abiatzea. Mendez, UGTko eta Toxo –CCOO-ko ordezkarien azken egun hauetako ibilerak horren testigu. Eta ez dira lehen aldikoak, ezta gutxiagorik ere.

LABeko Ainhoa Etxaideren erantzunak antzeko ibileren aldeko joera bezala adierazten dute. Ez nau oharkabean harrapatzen ez horixe, LABen “ezker abertzaletasunaren aldeko joerak”. Orain arteko politika eta politikari guztien kontra agertzen da Etxaide anderea, ezker abertzaleko beste edozein pare. Rafa Usabiagaren ibilerak ere hor daude.

Muñozen erantzunak ELAren historian, batez ere azken berrogei ta piko urtekoan, hain adierazgarria –eta askorentzat ez batere ulergarria, are gutxiago onargarria- izan den politikagintza eta sindikalgintza alorrak elkarrengandik bereizte aldera jotzen du. Argi niretzat.

Momentu biziki interesgarriak bizi ditugu, nire iritzian, oraintxe bertan, Euskadin. Interesgarriak bezain nahasiak eta nahastaileak, hori bai. Politikan, noski. Sindikalgintzan, ez gutxiago. Berandu baino goizago joango dira gauzak argitzen, nik uste. Hasiko dira argitzen. Erabateko argia (edo gutxienez aldi batetarako behar haina argi) noiz etorri den, hori besterik da.

Ez da, gainera, berez etorriko. Gogor eta zuzen, asmatuz, lan egin beharko da, norabideak argi izanik. Politikagintzan eta sindikalgintzan.

Euskal sindikalgintzaren norabideak asko axola dit, niri neuri. Garrantzizko armarri ikusten dut euskaldunon etxea jaso eta zutik mantentzeko. Hala ulertu dut nire bizitzan. Eta horregatik aritu naiz gaur bi ordezkarien deklarazioak irakurtzen.

Zuzen ala oker interpretatu ditudan, hori joango gara ikusten.

Advertisements

Contrastes de escándalo

Leo en el periódico EL PUBLICO de hoy: “El Gobierno (español) se volcará en la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), a la que asistirá el papa. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, ferozmente criticado por los medios de la derecha y por el propio papa por su supuesto laicismo “radical”, pondrá a trabajar a siete de sus 15 ministerios: Presidencia, Exteriores, Trabajo, Cultura, Interior, Defensa y Fomento tendrán alguna parte de responsabilidad en la organización de la visita, que se celebrará entre el 16 y el 21 de agosto en Madrid.

Ese ha sido el compromiso que ha trasladado el ministro de la Presidencia, Ramón Jaúregui, al presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco, y al nuncio apostólico, Renzo Fratini, en una reunión convocada para analizar los preparativos de la jornada”.

Leo, por otra parte, en la revista PAPELES (que un buen amigo me ha hecho llegar), en un artículo, titulado “Sin democracia económica no hay democracia política”, que, la organización CRISTIANISME i JUSTICIA publicó, a modo de reflexión al concluir el año 2010, sobre la visita a España del papa Benedicto XVI de ese año:

“3. La visita papal
En tercer lugar, nuestro país ha recibido en los últimos meses de este año la visita del papa Benedicto XVI. Al margen de cuál sea en verdad el impacto real de esta visita, nos sentimos obligados, como católicos, a una doble reflexión.

3.1. Gratitud y dolor

Como simples ciudadanos, creemos deber expresar dos palabras. Una palabra de gratitud a las voces de la sociedad y de la iglesia catalana que han tenido el elemental gesto de cortesía y bienvenida al que viene a visitarnos. Otra palabra de dolor, y vergüenza ajena porque siga habiendo políticos y fuerzas mediáticas que convierten lo que podría ser una crítica sensata, y necesaria siempre, en una demagogia al servicio de intereses personales o una descalificación absoluta hecha de adjetivos totalmente desproporcionados.

3.2. Viajes sí, pero no así

Como cristianos, nos creemos en el deber de decir que viajes tan rápidos y mediáticos no permiten al sucesor de Pedro conocer y contactar de veras con las iglesias que visita. Los enormes gastos, sólo en medidas de seguridad, no nos parecen evangélicos (cf. Mt 10, 9-14): nos parece claro que ni Jesús ni Pablo viajarían así. Y la respuesta de quienes pretenden alegar que esos viajes reportan beneficio económico nos parece sencillamente reprobable: no puede haber “negocio espiritual”, allá donde hay un “negocio material”. Entendemos que los viajes del sucesor de Pedro deberían parecerse más a la semilla, que es pequeña pero contiene una fuerza que la hacer crecer por sí sola, que a la espuma (del cava o de la cerveza) que en cuanto desaparece descubre casi vacío al vaso que parecía estar lleno.

Que los papas viajaran fue un importante paso innovador, allá por el pontificado de Pablo VI. Pero hoy entendemos que esos viajes deberían ser de otro modo, más evangélico. Y más evangélico de hecho, no sólo de palabra. Para ello, un factor imprescindible debería ser que el papa viajara sólo como un líder-servidor de los creyentes y no como un poder político o jefe de estado. Estos condicionamientos trastruecan todas las virtualidades evangélicas de los viajes papales.

Y cuando nos sentimos criticados no conviene pensar siempre que la crítica procede de la maldad de los otros, sino que es más evangélico preguntarse antes: ¿hemos hecho algo mal? Sabiendo que el amor no consiste en la alabanza incondicional del otro sino en quererlo a pesar de sus defectos.”

¿Hace falta añadir algo más? Contrastes de escándalo. Eclesial y político, ambos.


De atolondramientos

Son tan horrendas las explicaciones como los propios hechos. Me refiero a las noticias difundidas estos días en torno a las negociaciones del Gobierno con los sindicatos, UGT y CCOO, y la patronal, CEOE, sobre pensiones, y específicamente sobre ese mix, tan confuso como absurdo, que han difundido sobre pensiones y prolongación de vida de las centrales nucleares, Garoña incluida (gargantas más o menos profundas de La Moncloa confirmaron este último extremo, según he podido escuchar en la SER).

Y dan que pensar. Vaya si dan que pensar.

Mantuve, a lo largo de toda la legislatura anterior, que Zapatero, y el PSOE, llegaron al Gobierno sin esperarlo en absoluto (al igual que Rajoy y el PP se llevaron el susto de su vida al tener que dejarlo “inesperadamente” en el 2004). Sigo manteniendo la misma opinión. Pero veo, cada vez con más claridad, que es necesario completar esa tesis con una segunda parte: un susto equivalente a aquel parecen haberse llevado Zapatero y el PSOE al tener que hacerse a la idea de que quizás tengan que ir pensando en abandonarlo.

De ese y con ese susto está condimentada, en gran medida, la vida política estatal ahora mismo.

El desbarajuste que acaba de manifestarse en las negociaciones sobre las pensiones es una muestra más de ello. Es como sí, de repente, empezara a hacer aguas el barco, y un tanto atolondradamente no se acertara, ni de chiripa, a cerrar con orden las vías de agua. Como ésta de las pensiones. Y otras muchos, por cierto.

Tampoco es extraño, en estas circunstancias, que el Rajoy de turno se limite a esperar que el tiempo pase, procurando, eso sí, que el Gobierno disponga de la mínima comodidad a la hora de llevar a cabo sus ocurrencias-actuaciones-planes.

La pregunta que otros, que no estamos en la estrategia PP, nos hacemos es dónde acaba esto, además de cuándo (que es la única cuestión que se pregunta, y le preocupa al PP). Esa preocupación está, como es sabido, en la base del acuerdo presupuestario concluido por el PNV con el PSOE para el año 2011. Y sigue estando, también, en todas y cada una de las decisiones, difíciles, que vamos tomando con relación a este mismo Gobierno.

Todo tiene un límite, en todo caso. Si el Gobierno del Sr. Zapatero y del PSOE no asume, de una vez, que los sustos –al igual que los acuerdos- hay que gestionarlos desde la sensatez y la responsabilidad, en lugar de dejarse llevar azarosamente –gozosamente en la VIII legislatura, dolorosamente en la presente- por los sustos, y dejar que los acuerdos se arrastren indolentemente, ni el PNV ni CiU ni nadie podrá resolver ese problema que ahora mismo trae tan agitado al PSOE y no digamos a su Gobierno, que tan atolondrado acaba de mostrarse en buena parte de sus Ministros.

Todos a tiempo deberemos sacar conclusiones al respecto.


“Lo bueno, lo feo y lo malo” del famoso comunicado.

Leo los periódicos y no consigo descifrar quién ha resultado el más decepcionado por el comunicado de ETA. Ni quien, en el lado contrario, ha resultado definitivamente satisfecho. Observo, más bien, que las reacciones al comunicado de ETA están siendo las que cualquiera medianamente avisado podía imaginar que iban a serlo una vez se tuvo conocimiento del texto preciso del mismo. Tras mucho leer, he llegado a la conclusión de que por mucho que siga andando, linterna en mano, por los medios de comunicación, en busca de tales luces, éstas no van a llegar. Concluyo, pues, siquiera provisionalmente, que mientras nadie me demuestre lo contario, el comunicado de ETA ha dado a cada cual razones suficientes para seguir en lo suyo.

Yo también, tras el comunicado citado, sigo en mis trece.

He aquí por y para qué.

Uno, para alegrarme por “lo bueno” que trae el comunicado: ETA declara un alto el fuego permanente y de carácter general, que puede ser verificado por la comunidad internacional….No sé si estaba ya, de algún tiempo a esta parte, en una situación parecida o en la antesala, notablemente pacificada, de esta decisión, pero, en todo caso, me alegro de que, en un comunicado, nos lo haya anunciado, parafernalia al uso acostumbrada, tal decisión. Sólo recordar las veces, en la que, en ocasiones anteriores, nos había anunciado lo contrario, me produce un indiscutible alivio.

Después para subrayará “lo feo” del comunicado: que para mí está en esas “consideraciones” en las que envuelve, por delante y por detrás, ese anuncio aliviador. ETA sigue “predicando” y sigue predicando su doctrina acostumbrada. A estas alturas, no sé muy bien para quién. Pero estoy obligado a pensar que, si predica, lo hace, cuando menos, para sí misma, que estaría convencida, salvo que haya necesitado de alguna hojarasca para encubrir su decisión y quizás sus vergüenzas. Y eso que predica es, a estas alturas, en su boca y en los términos y en los supuestos en los que hace, algo lamentablemente confuso, aburrido, improcedente, de novedad y esperanza cero en su boca..

Finalmente, viene lo peor, lo que califico de “lo malo” del comunicado, que va unido. en buena medida, al aspecto “feo” anteriormente citado. “Lo malo” del comunicado está relacionado más con sus efectos que con la exegesis propiamente de esta o aquella palabra, de este o aquel párrafo, del comunicado. Lo malo, lo realmente malo del comunicado es que ETA aparentemente vuelva a inundar con su palabrería los medios de comunicación y la política –en unos casos por devoción, en otros por obligación, y en otros por afición o inercia- y fija, en más que notable medida, buena parte de la agenda política. Una vez más, habría que decir, dada que ésta es una pretensión inveterada de ETA, no poco exitosa por cierto en numerosas ocasiones. Y ya sabe: las inundaciones nunca son buenas. No hay sino que observar las desgracias, los destrozos, el lodo y la suciedad que dejan a su paso. Especialmente entre los menos avisados y preparados. También, en la política.

Hará como dieciocho años que, siendo por aquellas fechas presentador-conductor del programa de debate (¡Qué tiempos aquellos¡) EZBAIAN de ETB-1 planteé una serie sobre ETAREN ONDOREN, ZER? No recuerdo bien si la idea de hacerlo me surgió porque por aquellas fechas se atisbaba dicho final o si lo hice por eso que para mí constituye una cierta obsesión: intentar mirar algo más lejos, hacia escenarios de futuro que nos ayuden a salir de los atolladeros en los que, a menudo, nos meten la agitación y el revuelo, informativos entre otros, del día a día. Ojala fuera, lo digo a beneficio mío, por esto segundo. Pero, en todo caso, ahí queda el dato, también, para acreditar que las bases escépticas sobre el final de ETA, las mías propias y percibo en estos días que también las de otros muchos, tienen raíces lejanas y, por lo mismo, hondas.

Pues bien, lo realmente malo del comunicado de ETA está en eso: en que parece seguir empeñada en que ese día después no amanezca. Y lo que, en algún sentido es peor: en que parece logar un notable “triunfo”, entre mediático y político, en que esa esperanza tampoco prenda, con el vigor que debiera estar ya prendida, entre los ciudadanos, los grupos políticos y, en la sociedad en general.

Ese es el riesgo. Y ahí esta el mayor daño que sigue causando ETA también después de que nos haya anunciado que deja de matar. Sigue condicionando en exceso, por activa y/o por pasiva, la vida política española y, muy especialmente, la vasca.

Y sin embargo… Ya es hora de que, con comunicado o sin él, se plantee la vida política vasca –y la española en no poca medida- en términos del “día después”.

Urge empezar a vivir, y a hacer la política, de acuerdo con aquella vieja expresión que, creo recordar, puso en circulación EE: “Como si ETA no existiera”. El comunicado debiera ser aprovechado para dar un paso decidido en esta dirección. Por todo el mundo.

Urge, a nadie más que a ella, a la izquierda abertzale (en su conjunto, e incluyo en ella a la propia EA, aunque se me resisten las meninges por razones que a nadie le costará descubrir), que ha vivido, y sigue viviendo pendiente de ETA, de su historia pasada y de su realidad presente. Y eso, evidentemente, es mucho más que “volver” a la legalidad para presentarse a las elecciones forales y municipales de dentro de unos meses. Es, también, por ejemplo, aceptar que la historia política de Navarra no dejó de existir y avanzar cuando ellos desaparecieron de la escena política, sino que ha seguido evolucionando y originando fenómenos esperanzadores como Nafarroa Bai, de recorrido propio les guste o no. Etc. etc.

Urge, también, al conjunto del nacionalismo vasco a que avance decididamente por ese camino. La desaparición de ETA ofrece a ese nacionalismo oportunidades y amenazas, que deberá evitar y/o descubrir. Para ello deberá ser capaz de trazar y recorrer un camino propio, no sólo sin su tutela, sino, también, sin complejo y condicionamiento alguno respecto a ella y a su mundo (al que hasta hoy mismo lo ha sido cuando menos).

Urge, por ejemplo, por hablar de lo más me interesa y me preocupa, al PNV, quien, le guste o no, deberá trazar y redescubrir también un camino propio en el seno de ese movimiento nacionalista, renovando y redefiniendo al mismo tiempo un papel propio central en el marco de una sociedad vasca en la que la violencia de ETA, y sus más inmediatas consecuencias habrán desaparecido o irán desapareciendo.

Urge, también, al resto de las fuerzas políticas del escenario vasco –especialmente PSOE y PP- hoy unidos en un esfuerzo, sin futuro, de carácter supuestamente resistente frente al nacionalismo vasco, y que, les guste o no a ellos, deberán también redefinir y replantear.

Ponernos a vivir en el “día después” es la lección principal que, a mi juicio, debiéramos extraer todos de una vez y para siempre. Si para ello era necesario un comunicado como el que ETA acaba de publicar, incluido “lo feo” y “lo malo” del mismo- bienvenido haya sido el mismo.

Mucho me temo que no. El debate apunta en otras direcciones. La urgencia de las próximas elecciones municipales colabora en ello no poco. Como si alguien, ETA o en compañía de ETA, nos hubiera fijado –y según la izquierda abertzale nos va a seguir fijando con más comunicados- la agenda política de los próximos meses.

Yo, a lo mío. Tengo en mi casa, en San Sebastián, la grabación de lo que ilustres personalidades políticas, económicas, culturales dijeron en aquellas mesas redondas sobre ¿“DESPUES DE ETA, QUE? Hace una pila de años. Voy a ver si, a mi regreso de Madrid, encuentro en ellas la luz que ahora mismo no veo en los medios de comunicación. Algún atisbo, al menos.

¡Buena falta nos hace, siquiera sea por sacudir el aburrimiento!


¡Vaya lío de mundo, JIA LI!

El vicepresidente chino acaba de estar en Madrid, a modo, dicen, de un “rey mago anticipado” para las cuentas públicas españolas. No con mucho éxito, por cierto, inmediato al menos.

El Consejo de Ministros acaba de nombrar –renombrar sería más justo decir- nuevamente a Antonio Bregolat embajador de España en China.

La verdad es que no faltan, desde hace ya bastantes años, motivos, de lo más variados, para que China se haya convertido en un habitual de los medios de comunicación que consumimos también en el mundo llamado desarrolado.

Hasta en la sopa, así he percibido estos días a China entre nosotros.

Sería equivocado atribuir esta profusión informativa sobre China a este u otro hecho circunstancial, ocurrido hace tres días, hace una semana, hace un mes o siquiera hace uno o varios años. Viene de más lejos y, sobre todo, tiene raíces/consecuencias mucho más de fondo.

No me acuerdo cuándo recibí, por primera vez, en mi correo electrónico, un mensaje, que posteriormente se me ha vuelto habitual, diario, que dice así: NOTICIAS DE CHINA Y EL MUNDO. Todos los días del año recibo lo que hoy también, día 9 de Enero, he recibido a las 05:47 de la mañana. Por gentileza de un amigo recibo, bajo tal epígrafe, un listado de links donde se recogen noticias de China, de África y de la Prensa de España. Por igual, como corresponde a un mundo globalizado, habrá que decir.

Mi primera visita a China fue a iniciativa de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Gipuzkoa, hará como diez años o más, siendo diputado en la Diputación Foral Guipuzcoana, acompañando a determinados empresarios de este territorio. Me llevé el susto de rigor, como, por cierto, se llevaron también algunos de los empresarios de la expedición.

Desde entonces, sigo con alguna atención, además de con mucha preocupación, el “fenómeno” chino.

La última vez que vi al recién renombrado embajador en China, Eugenio Bregolat, fue el pasado día 2 de Noviembre, con ocasión de una visita oficial en la que acompañé al presidente Bono al Principado de Andorra. Allí supe que quien en ese momento era embajador en el Principado iba a ser nombrado nuevamente para el puesto que había ya ocupado con anterioridad. Nos regaló, por cierto, un libro, por él escrito, sobre China. Y, al calor de la conversación, recordamos ambos cómo sobre ese mismo tema había dado, hace no demasiado tiempo, una charla en la Fundación Sabino Arana, a la que asistí.

Durante la comida, que compartimos con algunos miembros del gobierno y del parlamento de Andorra, volví a comprobar que Bregolat está “pillado” por el fenómeno de China, como muchos. El tema, su exposición apasionada sobre el mismo, ocupó buena parte de nuestra conversación durante la comida. Era evidente que estaba entusiasmado con la idea de volver a China.

China acapara la atención “de todo el mundo”, habría que decir, no sólo del nuevo embajador español. Y personalmente tengo claro que “más nos vale” que le prestemos atención. Por múltiples y muy diversos motivos que no sólo, ni siquiera principalmente tiene que ver “con lo que allá lejos ocurre”, sino, sobre todo, por las consecuencias que pensamos/creemos/tememos que lo que “allí lejos ocurre” va a tener “aquí, cerca, entre nosotros”. Es evidente que no conocemos, ni en todos sus extremos ni en su alcance final, estas consecuencias. Pero nadie duda ya de que “haberlas, haylas, y va a seguir habiéndolas”.

“INCROYABLE CHINE. Voyage au pays oú se joue l’avenir du monde” ha titulado, en su portada central, el número con el que la revista LE NOUVEL OBSERVATEUR ha arrancado el nuevo año 2011. Ni más ni menos: “China, el país donde se juega el porvenir del mundo”. Ese es el resumen, elevado a titular, con el que esta revista de la izquierda francesa titula las cincuenta y dos páginas del reportaje que dedica a ese País.

Hablar de China no es evidentemente hablar sólo del desarrollo económico, entre prodigioso y monstruoso, de un país de 9.569.960 km2,, y de sus 1.340.millones (más o menos) de habitantes. Es hablar también del PCC -Partido Comunista Chino- partido único que rige con rigor y autoritarismo ese País y a sus habitantes. Es hablar, también, de Liu Xiaobo y de su premio Nóbel de la paz 2010, condenado a once años de presión en el año 2009 por el Gobierno chino. Es hablar también de unas desigualdades sociales como en el más desigual de los países del mundo. Es hablar de territorios y ciudadanos, en el seno de dicho País, sojuzgados y privados de libertad, como el de los uigures y tibetanos. Es hablar de un poderío económico-político mundial que hace saltar por los aires supuestos equilibrios sobre los que habría venido caminando este mundo. Es hablar de culturas tan lejanas y dispares a las nuestras…, y de tantas y tantas cosas, relacionadas con China, como las que diariamente asoman su cabeza informativa en este o aquel medio de comunicación, y a las que, a estas alturas, no hay más remedio (si no hay interés propio) que seguir la pista, cuando menos.

Leer sobre China le sume a uno en un mar de reflexiones. En mi caso, al menos. Eso me ha ocurrido, una vez más, con el reportaje de LE NOUVEL al que acabo de hacer referencia.

Reflexiones, como digo, sobre esto y lo otro.

Lo que, en esta ocasión, más me ha impactado ha sido lo siguiente. En uno de los artículos, dedicados a la economía china, titulado 700 MILLIONS DE FORÇATS… (a quienes se define como que trabajan mucho, ganan poco y viven sin nada) se recogía la historia de Jia Li. Es la siguiente: El equipo de noche está compuesto por una veintena que tiene que dormir en el suelo, juntos los unos a los otros, envueltos en mantas. Aquí viven más de cien obreros, sin ducha. La única mujer del equipo, Jia Li, la cantinera, se beneficia de una pieza cerrada que comparte con su marido. Cuando se le pregunta en que ciudades ha trabajado, cuenta con sus dedos, duda…Ha habido tantos. Voy a donde me lleva el dinero”, dice.

Hace diez años que esta campesina de 43 años, originaria de Hunan, atraviesa China de Norte a Sur, de una cantera a otra. Hade siete meses que la pareja ha caído en la nueva ciudad de Mongolia-Interior, atraída por el salario y la buena reputación del patrón: “Este nos paga en tiempo y hora. No como el del año pasado, en Harbin, con quien no hemos terminado de hacer las cuentas”. Jia Li levanta 1200 yuanes (10 yuanes = 1 Euro) al mes, de salario base. Su marido, 1.800.Trabajan doce horas al día, siete días sobre siete, sin queja: con 36 horas semanales suplementarias, llegan a alcanzar los 5000 yuanes entre los dos. Tienen que pagar 900 al patrón por la comida, envían 2000 a la ciudad y ahorran el resto. A sus dos hijos, internos, los ven una vez al año, en la fiesta de primavera… Valiente, Jia Li? Se contiene para no reír: “Tenía 8 años cuando Mao murió. He conocido hambre y miseria. Hoy, a mis hijos no les falta nada. Probablemente podrán estudiar. Jamás hubiera pensado poder vivir tan bien”.

Según leía, de pronto, me han venido a la cabeza las anunciadas reformas pendientes: negociación laboral, pensiones,… y nuestros encarnizados debates y tomas de postura al respecto.

Es evidente que el mundo está todo menos globalizado. Razonablemente globalizado, quiero decir. ¡Vaya lío de mundo!


Políticas activas de empleo

Leo, no sin pasmo por mi parte, las siguientes dos declaraciones de Javier Ruiz, viceconsejero de empleo, dicen, en el Gobierno Vasco.

Una: “Ningún servicio de empleo crea empleo”.
Dos: “El INEM estaba, por su modelo de prestación de servicios y sus directrices, en la última década prácticamente en una vía muerta”.

Ambas declaraciones se han producido al hilo de lo que, sin lugar a dudas, entiendo una de las noticias (potencialmente) más positivas de Euskadi en el arranque del nuevo año 2011: que empieza, treinta y tantos años después de la aprobación del Estatuto de Gernika, a gestionarse desde Euskadi el servicio vasco de empleo, previa transferencia del INEM. Recordaré con orgullo, personal y de miembro del PNV, que es una de las competencias que hemos logrado gracias al acuerdo presupuestario con el gobierno de Zapatero.

Mi pasmo –por decirlo de alguna forma- respecto a la primera de las declaraciones del viceconsejero viene de comprobar, una vez más, la escasa creencia y confianza que este Gobierno, dirigido por Patxi Lopez, parece tener en la gestión propia y autónoma de las competencias administrativas que le corresponden. Eso, y no otra cosa, parece dar a entender, en efecto, la susodicha declaración. A nadie, ningún socialista, he escuchado, y menos a un miembro del Gobierno español, frase parecida mientras las políticas activas de empleo eran ejercidas por el Gobierno central. Recuerdo, incluso, que, tras el acuerdo presupuestario concluido el 2008, por el que las políticas activas de empleo, en caso de ser transferidas al Gobierno vasco, iban a serlo de acuerdo con el PNV, fuimos objeto de ataques, especialmente duros, por parte de la hoy todavía consejera de empleo, Gema Zabaleta, acusándosenos de que “dejábamos a Euskadi sin uno de los instrumentos más poderosos para combatir el desempleo”.

Ahora que se le hemos puesto en bandeja tal instrumento, muy mejorado por cierto respecto al que ellos estaban dispuestos a aceptar, resulta que el instrumento tampoco es para tanto, viene a decir el viceconsejero.

La segunda de las declaraciones encaja perfectamente con la primera, claro. Ahora resulta que estaba claro, al parecer también para los socialistas, que el INEM era un instrumento fracasado. Al menos, precisemos con el viceconsejero, en sus últimos diez años.

Llevo en el Congreso como seis años. He perdido la cuenta de las veces en las que el grupo parlamentario vasco ha planteado, durante estos años, la necesidad de la transferencia del INEM justamente por esa razón, su ineficiencia manifiesta en Euskadi, además claro está de por correspondernos por Estatuto de Autonomía. Ha sido, por lo demás, un planteamiento y una reivindicación inveterada de mi grupo.

Pues bien, en ninguna de las ocasiones, ni en estos seis años, ni en los diez en los que al parecer los socialistas vascos era conscientes de que el INEM estaba muerto en Euskadi, ni en los treinta y tantos que venimos desde el Grupo vasco del PNV reclamando las políticas activas de empleo para ser ejercidas desde el Gobierno vasco, ningún socialista (ni, por supuesto ningún miembro del PP) se ha sumado a la afirmación de que el INEM era un organismo ineficaz hasta esos extremos y ningún diputado/a se ha sumado a la exigencia de su transferencia en tanto su voto pudiera ser útil y eficaz para lograr tal transferencia para Euskadi (Aclaremos, por si acaso: es conocido el juego, practicado tanto por el PSOE como el PP, de apoyar reivindicaciones cuando estaban en la oposición, pero volver a negarlas cuando se está en el gobierno).

Así han sido las cosas, y así, nos tememos, seguirán siendo mientras se tenga la poca fe y confianza que demuestra el viceconsejero con sus declaraciones en el ejercicio propio responsable de las competencias.

Por fortuna, en todo caso, y para satisfacción de quienes pensamos de forma diferente, la competencia está aquí, está en manos del Gobierno Vasco. Y ahora toca ser eficaz, eficiente. Mucho más que el INEM. Ese es, les guste o no, les asuste o no, la responsabilidad de sus gestores. Y así debe el parado de turno, también, exigir. No queremos un LANBIDE=INEM. Lo hemos querido, y queremos, para que el número de parados sea el mínimo.

Todavía recuerdo, en mis tiempos de Diputación, cuando, desde el Departamento de Economía, decidimos lanzar la iniciativa de “cheques de formación” para, entre otros colectivos, los parados, con el fin de que tuvieran, si lo deseaban, un itinerario personalizado de vuelta al trabajo. No pudimos contar, como quisimos, con una colaboración real con el INEM, razón por la que, conjuntamente con el Gobierno Vasco, hubo que diseñar instrumentos al margen. ¡Qué distinta sería, ahora mismo, la situación del LANBIDE de turno si, ya entonces, los socialistas se hubieran sumado a la transferencia del INEM, en vez de despotricar de lo que se reclamaba y de lo que se hacía!

Leo, también, en la prensa que el próximo día 14 el Lehendakari Lopez va a juntar a sus altos cargos para pedirles un impulso a la gestión. No me extraña que lo haga si lee, como yo, declaraciones como las que acabo de referirme. Falta hace que alguien meta el “akuilu” en esta administración. A fondo incluso.

Otra cosa es que ése vaya a ser Patxi Lopez. Para eso es necesario mucho más que lanzar un discurso con eso de que empieza un nuevo año.


El mensaje del Rey

Leo hoy que la audiencia de ETB2 bajó lo que no está escrito con ocasión del discurso del Rey del pasado día víspera de Navidad. No me extraña nada. Ni un poquito.

Siempre he pensado que uno de los trabajos menos agradecidos, más sufridos, de todo portavoz político-parlamentario es el de tener que reaccionar al discurso del Rey del día 24. Nadie, si por su propio interés y atracción fuera, estaría atento a lo que dice o deja de decir ese día el Rey, de quien se espera todo menos un discurso novedoso. Pero todos, y cada uno, se sienten obligados, forzados incluso, a opinar sobre el mismo.

Se trata de un guión escrito del que el PP ni el PSOE pueden salirse ni medio milímetro: les toca valorar positivamente, más allá de matices. Y el resto, en resumen, se ven y se lo desean para decir algo que pueda tener algún interés.

No sé si el discurso del Rey, y discursos más o menos análogos, tuvieron su tiempo. Pero si lo tuvieron, se les fue. Hoy nadie espera a ese tipo de discursos para nada, ni para comer el turrón por Navidad ni para beber una copa de vino o cava para despedir y/o dar la bienvenida a un Año. Simplemente están out.

Espero que, cuando el nuevo equipo de Gobierno del País Vasco, PSOE+PP, y sus acólitos en EITB, decidieron que merecía la pena sumarse a la retransmisión, el día víspera de Navidad, del discurso del Rey, no le hicieran creyendo que con ello aumentaban la audiencia de EITB. Espero que lo hicieran sólo por las mismas razones por las que pusieron en marcha un Gobierno que, a la vista está, ni respondía a los deseos de la ciudadanía vasca ni, como se está viendo, iba a responder a sus necesidades y preocupaciones: Había que crear un Gobierno por razones y para quehaceres ideológico-constitucionalistas, y lo crearon. Había que retransmitir el mensaje del Rey –a pesar de que dicho mensaje estaba siendo retransmitido ya sobreabundantemente desde otros medios de comunicación- por idénticas razones, y se pusieron a retransmitirlo.

Ahora, en EITB –por cierto no sólo con ocasión del mensaje del Rey-, y en el resto de las acciones de Gobierno, van recogiendo paso a paso los frutos de esa siembra sin sentido, a destiempo, y, de nulo –dejémoslo en “casi”con generosidad- provecho para nadie. Como se ve, ni para el Rey.