Crónica de urgencia del Pleno de hoy

Hoy, por si alguien tenía duda, era día de trazos gruesos, como lo ha sido. No se declara todos los días un estado de alarma (es la primera vez que ocurre algo así en democracia, a pesar de que desgracias, como el 11-M, no han faltado). De forma que Zapatero, perfectamente consciente de la situación, y de la oportunidad única que le ofrecía la misma, se nos ha aparecido envuelto, ni más ni menos que en la propia democracia, para presentársenos como el defensor decidido de la misma, “de sus normas e instituciones”.

La verdad es que la actuación, rechazable de todo punto de visto, de los controladores del pasado fin de semana daba pié sobrado para una actuación (sobreactuación, le ha dicho, no sin su punto de razón, Llamazares) como la que hoy ha venido a representar el Presidente en el Parlamento, en el trámite parlamentario al que obliga la Constitución en su artículo 116, en caso de declarar estado de alarma.

Evidentemente, nadie, en su sano juicio, podía salir en defensa de los controladores, tal y como ha ocurrido. El debate, desde ese punto de vista, el indudablemente prevalente hoy, ha dado lo que todos habíamos previsto que iba a dar: más bien poco en términos propiamente de debate parlamentario. Y lo que ha dado, en términos de trazo grueso, muy grueso.

Será el próximo martes, a las diez de la mañana, y en este caso en la Comisión de Fomento donde, en su caso, el debate vaya a tener más recorrido. Ese día, tal como ha anunciado el propio Zapatero, y hemos acordado la mesa y los portavoces al término de la sesión plenaria, comparecerá el ministro Blanco y, se supone, entrará en detalles sobre qué ha ocurrido –qué gestión ha llevado a cabo su Ministerio- con los controladores en el último año, o, al menos, desde la aprobación del Real Decreto……

De forma que la sesión de la comisión del próximo martes será sobre esos temas que sólo de forma muy incidental, de pasada, han asomado en los distintos portavoces en el Pleno de hoy. Si sobre el discurrir de los acontecimientos desde el viernes por la mañana hasta que el Gobierno declara el estado de alarma –que es la crónica de detalle con la que Zp ha abierto su exposición- poco es lo que cabe decir-discrepar, no tiene por qué ocurrir lo mismo con la gestión de este tema por el gobierno, una vez se levantó la veda de los controladores y supimos todos de qué privilegios únicos venían disfrutando los controladores. Ahí hay mucho más campo para el debate, con seguridad. Quien haya seguido el debate de hoy con atención ha podido ver asomar muchos de esos temas. Digamos que han quedado entre enunciados y emplazados para la próxima semana. (Si bien, ya desde ahora, declaro mi escaso optimismo para lo que pueda ocurrir en dicho debate donde, más allá de enfrentamientos más o menos coyunturales, existe un acuerdo o, si se quiere, una necesidad de apoyo mutuo entre el PSOE y el PP al que quizás un día de estos dedique otro post).

Junto al trazo grueso citado y al aplazamiento de diversos trazos finos para la semana que viene, el Pleno de hoy nos ha ofrecido también algo que no me resisto a transcribir.

Lo comentaré, acaso, en otro momento. Pero, la verdad, es que se explica por sí mismo, como un libro abierto.

He aquí la transcripción:

Habla Rajoy:

“Señor presidente del Gobierno, el señor ministro de Fomento es un inútil total. (Protestas.- Rumores.- Aplausos.) Perdón…

El señor PRESIDENTE: Silencio, por favor. Quien ha de llamar al orden o a la cuestión es el presidente de la Cámara. (Protestas.- Rumores.) Silencio, por favor. (Protestas.- Rumores.) Les ruego a todos que guarden silencio.
Adelante, señor Rajoy.

El señor RAJOY BREY: Es un inútil total, con dosis importantes de cara dura… (Protestas.- Rumores.)

El señor PRESIDENTE: Silencio, por favor.

El señor RAJOY BREY: …porque siempre encuentra una excusa para no asumir sus responsabilidades. (Protestas.- Rumores.)
Señorías, no seré yo quien emplee estos calificativos con el señor Blanco ni con nadie. (Rumores.) Tan cariñosos epítetos fueron los que dedicó don Alfredo Pérez Rubalcaba a un ministro de Fomento por unos retrasos en el aeropuerto de Barajas, en el año 1998. (Prolongados aplausos.) Señorías no seré yo quien diga esto del actual ministro ni de nadie… (Rumores.- Varios señores diputados: ¿No?)”

Había que ver algunas caras socialistas (el puesto que ocupo en la mesa del Congreso me da ese privilegio).

Advertisements

About José Ramón Beloki

Diputado del Grupo Vasco en el Congreso. José Ramón Beloki(r)en bidalketa guztiak ikusi

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: