Monthly Archives: apirila 2010

Dos fracasos políticos en toda regla


Escribo en el avión de regreso a Donostia.

Para cerrar mi semana madrileña, la actividad parlamentaria me ha deparado, hoy jueves tarde, la comparecencia del Secretario de Estado de Investigación quien, aparte de responder a preguntas diversas de Diputados/as, nos ha informado sobre las acciones que ha llevado a cabo el Ministerio de Ciencia y Educación y el conjunto del Gobierno español con respecto a la instalación del “European Extremely Large Telescope (E-ELT)” (“El Ojo más Grande del Mundo en el Espacio”) en la isla de La Palma.

Ilustro brevemente al lector: El 26 de Abril de este año, el Consejo de la ESO seleccionó al Cerro Amazonas como el lugar en el que finalmente se ubicará dicho Telescopio. El Cerro Amazonas es una montaña, de 3060 metros de altitud situado en la parte central del Desierto Atacama de Chile, ubicado a 130 kilómetros hacia el Sur de Antofagasta y 20 kilómetros del Cerro Paranal. Con esta decisión –cuantificada en doce votos a favor de tal emplazamiento, una abstención y un voto en contra (el español)- se fueron al traste los sueños, esperanzas y trabajos que el Gobierno español había desarrollado, en coordinación con el Gobierno canario, para lograr que ese E-ELT se ubicara en Las Palmas.

De ahí la razón de ser y contenido de la comparecencia del Secretario de Estado.

„Un segundo fracaso político en toda regla“, le espeté tan pronto como hubo acabado su crónica de los trabajos llevados a cabo por el Ministerio de Cristina Garmendia y por el conjunto del Gobierno español. Y añadí: „De dimensiones comparables a las que en su día tuvo el fracaso de la ubicación en Lündt –Suecia- (y no en Bilbao) del ESS“.

Y añadí unas cuantas reflexiones que no me resisto a trasladar aquí.

Una: Nosotros somos partidarios de apuestas. Defendemos a quienes las hacen en el sector privado y somos favorables a que se hagan también en el sector público. En todos los campos. También en el tecnológico. El peor fracaso es el de aquél que no apuesta nunca

Dos: es necesario, en todo caso, analizar con rigor la razón de ser de este tipo de fracasos. Y sacar las consecuencias y hacer la autocrítica con el mismo rigor. Cada fracaso puede tener su explicación particular. Pero no es a desechar el que estos fracasos se deban a algo más „estructural“ o, si se quiere, a una falta de realismo y/o un exceso de ensoñación a la hora de creernos y de presentarnos, en Europa y en el Mundo, como no se qué, entre otros en el campo de la Investigación, del Desarrollo y de la Innovación.

Tres: hay que reconocer los fracasos. Mirarlos de frente. Nada hay peor que huir de ellos y esconderlos bajo supuestas alternativas improvisadas. Tuvimos la impresión de que algo de eso se hizo con ocasión del ESS de Bilbao. Así lo denunciamos en su día. Y, a resultas, hoy tenemos la impresión de que el „re-proyecto“ del ESS de Bilbao sigue caminando con más pena que gloria.

Cuatro: Parece como que, en esta ocasión, tras el fracaso, no se va a actuar con el mismo grado de improvisación, lo que nos parece bien.

Evidentemente, el Secretario de Estado no estuvo de acuerdo conmigo en todo. Ni lo pretendía. Si conseguí hacerle llegar la gran preocupación que tiene mi grupo por lo que ahora mismo está ocurriendo con el ESS de Bilbao, me doy por satisfecho.

„Hablaremos“, me dijo al despedirle. „Y haremos, supongo“, le respondí, decididos como estamos a no olvidar un tema que, como he dicho a todo el que me ha querido escuchar, es, además de todas las cosas, y en su mismo origen, un acuerdo parlamentario de mi Grupo con el PSOE, de hace ya como cuatro o cinco años.

Tengo la impresión de que el fracaso, en su día, de la ubicación en Bilbao del ESS nos preocupó a los vascos, y poco más. Parlamentariamente hablando, desde luego.

Ayer tuve la impresión de que este nuevo fracaso, el del E-ELT puede estar preocupando a los canarios, y poco más. Parlamentariamente hablando, eso me enseñó el desarrollo de la Comisión de ayer.

Por esa razón, seguramente, no han saltado, al menos hasta hoy, a la escena „grande“ de la política española, como si de dos temas „regionales“ se tratara.

Ayer, en todo caso, ambos temas fueron objeto de debate parlamentario en un mismo acto. Lo que puede entenderse como una cierta novedad. De ahí que yo tampoco excluiría el que no pudieran saltar próximamente a esa escena. No está descartado. Con esa impresión abandoné la Comisión.


Astea, luze

Basaurin ekin nion asteari. Astelehen goizez, EAJko Udal hautetsi eta alderdikideekin batera, prentsaurreko bat eman genuen bertako batzokian. Urteak dira gure alderdiak Basauriko Pozokoetxe eta inguruko hauzotako bizilagunek nozitzen ari diren aparkamendu faltari erantzun nahiaz, proposapen hau bultzatzen duela: ADIFek bertan dauzkan, eta erabiltzen ez dituen lurrak, probisionalki bederen, horretarako egokitu daitezela, ehun eta laurogei aparkamendu toki, gutxi gora behera sortuaz..

Prentsaurrekoa eman, Pozokoetxe bisitatzera joan, eta kafe bat hartzeko astirik gabe, smsa bat jasotzen nuen, non esaten zidaten ADIFek, itxuraz, lur hoiek Udalaren esku uztea erabaki duela. Sekulan ez dut ezagutu halako eraginkortasunik duen iniziatiba politikorik! Ez Legezko Proposapen bat sartzen nuela Kongresuan aldarrikatu nuen prentsaurrekoan. Eta hara non, sartu aurretik, lortu nahi genuena eskura!

Itxuraz, hau guztia (horregatik, badaezpadan, Ez legezko Proposapenarekin aurrera egitea erabaki dugu, arik eta, kasuan, ADIFen astelehen hartako hitzak egi bihurtzen direla konprobatzen dugun).

Egunetik egunera amorru gehiago diot administrazio zenbaiten jokaera mota bati: Entzungor egin, erantzunik eman gabe, jendearen eskabide eta/edo planteamenduei eta, gero, komunikabideetara iristen dela ikustean, presakako eta nola halako erantzunak eman. Edo itxura egin, bederen. Iruzur bikoitza da hau, nire iritzian: garaizko erantzun ezaren iruzurra eta desgaraiko sasi erantzun iheslariarena.

Ekintza polítiko bat baino gehiago eraman dut, urte hauetan, jokabide hau salatuz. Batez ere, Ministerio Sustapen edo Fomentokoaren Ministerioaren aurka. Aireportuak, portuak edo trenbideak direla, administrazio negargarri bat eraman da eta eramaten ari da Ministerio hau (eta beste batzuk), azpiegitura horiek direla eta, eragin txar zenbait nozitzen dituzten hainbat eta hainbat alkate eta hiritar partikularrekin: hitz egin ez, kasurik egin ez, erantzun ez edo guztiz berandu erantzun,…

Aste honetan bertan, “etxeko” beste bi adibide izan dut alor honetan, Basaurikoaz gain. Trapagaran-Ortuella eta Iruni buruzko bi galdera eginak nituen aspalditxo, Gobernuak idatziz erantzun zekizkidan. Horretarako epe mugatuak ditu Gobernuak. Epeei kasu izpirik egin gabe, ordea, ez zidaten erantzunik eamten. Horregatik “birplanteatu” nituen galdera idatzi horiek, orain, ahoz, Komisio barruan, erantzun zekizkidaten. Eginahalak eta bi egin behar izan ditut, azkenik osteguneko komisioan hala gerta dadin. Arik eta lortu dudan Ministroak berak agindu zezala hori, ez omen zen posible. Agindua etorri denean, orduan bai, orduan, itxuraz, “beti daude hitz egin eta galdera-kezkei erantzuteko dispuesto eta irekiak”. Zein erraz den hitz egitea! Erantzun zidaten, nolanahi.

Zer erantzun izan dudan? Hitz onak, labur esanez. Borondate ona dutela, bai batean bai bestean. Konpromiso zehatzik, hori ez, horrelakorik ez daukatela gaur bertan (Santano, Irungo alkateak esanak esan, porzierto). Eta, nola esan lotsatu gabe berak eta nola sinetsi nik, ikusiak ikusi?, oso irekiak daudela hitz egitera, elkarrizketa bidez hartuko dituztela erabakiak, eta antzekoak.

Ihardun bikoitz hau, zoritxarrez, ohizkoa da.

Asteak eman du, baina, hain betikoa ez den besterik ere. Horien artean, asteartean, arratsaldeko zortziak eta laurden inguruan, bozketak egiteko orduan eman zena. Jarraian, esan daiteke, Gobernuak hiru bozketa galdu zituen: 2000E Planari zegozkion bi bozketa (PPrena bat, eta CiUrena bestea). Eta, BNGk aurkeztuta, jaki zenbaiten zergak ehuneko 4ra jaistea.

Galdutako bozketen edukiak ba du garrantzia. Baina hiru bozketa, bata bestearen ondoren, galdu izanak berak, oraindik gehiago. Kasu egingo du ala ez (bigarren hau seguruago, nire iritzian) Gobernu honek ilunabar horrek beste behin bidali zion mezuari, baina garbi erakutsi zigun han geunden guztioi Gobernu honen “ahuldadea”.

Asteazkenak Gobernuaren ahuldadea ez ezik, Espainiako egoera ekonomikoaren beraren ahuldadea (eta Gobernuarenak honetan izan dezakeen eragina) ere hor dagoela jarri zigun begien aurrean. Zapatero presidenteak “laster” etorriko omen den hobekuntza ekonomikoa aldarrikatzen zuen une beretsuan, burtsa beheraka zihoan hala nola zorraren kalifikazio internazionalak ere behera egingo zuen ilunabar horretan. Alanbre gainean dabilen gobernu bati, horrela, era antzeratsuan ibili daitekeen ekonomia baten irudia erantsi zitzaion, horrela, iritzi publikoaren plazaren erdian, beste behin. Tamalgarri eta kezkagarri dena, guztiz. Clintonek esan omen zuen esaldi famatu hura oihukatzeko gogoa, eta kasik beharra, nola ez sentitu: “Ekonomia duk hau, eta ez politika, inozo halako hori!”

Urteak motz eta asteak eta egunak luze: horrela doazkiela gauzak oraintxe bertan sozialistei, hemen Madrilen, daukat inpresioa. Igaro dugun aste hau horren aldeko beste adibide eta proba.

Eta osteguna da oraindik, eguerdiko orduak, hau idazten dudanekoa. Astearen erdia baino zertxobait gehiago, egutegi hutsari begira jarri ezkero. Etxera bueltatzeko ordua ere ez da iritsi. Egingo ez zaie ba batzuei astea luze gero!


“Luego, la política”

Lo leí el pasado jueves en la columna de Jordi Barbeta en La Vanguardia. Cerraba su análisis con estas palabras que aparecían entrecomilladas: “Luego, la política”. La columna se titulaba “Un engorroso asunto regional”. Se refería a “lo del Estatut y el Tribunal Constitucional”. Y el autor del comentario ponía las palabras entrecomilladas en boca de un conocido político “nacional” del PP, de Federico Trillo.

No conozco en exceso a Federico Trillo. He tenido conocimiento de sus “andanzas y opiniones políticas” sobre todo a través de los medios de comunicación. Pero en el curso de estos últimos años en Madrid, alguna que otra ocasión he tenido para hablar con él, digámoslo así, “discretamente”.

Lo de “luego, la política” ofrece múltiples interpretaciones y lecturas. Pero es difícil no coincidir genéricamente, con quien piense así, que, efectivamente, a la vista de las cosas que están ocurriendo en España, no sólo en relación con el Estatut, la necesidad, antes o después, de la política empieza a ser un clamor.

Podría alguien replicar que “vaya novedad”, dado que reclamar la necesidad de la política estando en política es, en el mejor de los casos, una especie de redundancia evidente. Pero estoy convencido de que la citada expresión de Trillo no puede ser reducida a la expresión de esa obviedad.

La política española (entendida en su sentido más amplio) está cada día más necesitada de política. Los amigos con los que converso de política regularmente pueden dar fe de que vengo afirmando esto desde tiempo atrás. Añado: cada día lo reafirmo con mayor convencimiento. Y cada vez que lo hago observo que escribo la palabra “política” con letras más gruesas, de mayor tamaño y más en negrita. Hasta el punto que llevo concluido para mí que caminamos a lo que genéricamente pudiéramos denominar una “segunda transición”. He escuchado, en alguna ocasión, esta misma expresión de boca de Iñigo Urkullu, y me he dicho a mí mismo que sí, que seguramente no es fácil dar con una expresión que, en su resumen, recoja mejor la necesidad de eso que refleja la expresión de Trillo: “luego, la política”.

Lo que viene ocurriendo con la política estatutaria da, por sí sólo, razón amplia para este tipo de conclusiones. No me refiero sólo a lo que viene ocurriendo con el nuevo Estatut de Catalunya y el Tribunal Constitucional. Eso es sólo una parte, si bien no insignificante, de lo que evidentemente reclama una salida “política” a una situación. Pero allá quien se olvide del “no al Nuevo Estatuto Vasco”, que el entonces Lehendakari Ibarretxe presentó en Madrid, y que obtuvo la respuesta política que tuvo: no y punto. Quien sueñe que aquello fue el punto final y/o que la política vasca, de ahora mismo, es un camino eficaz de normalidad –de seguro no lo piensa, por ejemplo, el propio Trillo-simplemente yerra de cabo a rabo. Pero es que cabría aportar otros ejemplos en este mismo campo: desde Estatutos aprobados, como el de Valencia, cláusula Camps incluida, de imposible desarrollo, hasta Estatutos como el de Castilla La Mancha, que abortó la pasada semana por un ponme o quítame esas aguas. Etc.

Y cabría, y se debería, hablar de otros campos: por ejemplo, el económico. ¿O se cree alguien que lo de una “nueva economía sostenible” viene, un día de estos, así, porque sí, por un par de Decretos Leyes, por unas reuniones altamente publicitadas en no se qué palacio de Madrid y algún otro gesto? ¿O se cree alguien que, de verdad, va a lograr, un día de estos, un pacto de Estado, digno de tal nombre y, sobre todo, a la altura de las necesidades, sobre la Educación?

Y podrían multiplicarse los ejemplos. Pero no son necesarios. Creo.

Lo que ahora mismo se necesita más es, a mi juicio, darse cuenta, de verdad, del alcance y profundidad de los problemas que, en parte, se manifiestan, y, en parte, se ocultan bajo la superficie de este guirigay de cosas que están ocurriendo en la política española ahora mismo. Y sacar dos conclusiones. Una, la de gestionar los problemas del día a día de la forma más razonable y sensata que se pueda. Sin soñar, por una parte (consejo que alguien debiera dar a más de un Ministro). Y sin buscar, sin más, el empeoramiento por el empeoramiento (consejo que estaría bien que atendiera más gente). Esto por un lado.

Y, por el otro, terminar de convencerse de lo que, al parecer, siquiera en un tema, parece convencido el Sr. Trillo: de que “luego, la política”.

Claro que el convencimiento no es suficiente. Sobre todo, cuando ese convencimiento se prolonga hacia el futuro con un “luego”, de alcance impreciso. Ya se sabe que en política, como en todo (sólo que los tiempos políticos, por eso de las elecciones, suelen estar muy tasados), el tiempo es una variable de gran, si no determinante, peso. Conviene, pues, acotar, o empezar a. hacerlo. No necesariamente con una fecha concreta. Siempre he pensado que la mejor forma de acotar los tiempos de ejecución de unas determinadas acciones es no dejándolas para mañana sino echándolas a andar desde ya. Sin prisa, si se quiere. Pero, también, sin pausa. Esta es una lección que aprendí hace muchos años, en un campo alejado de la política, con Axular y su Gero. No veo por qué no cabe “laicizar” y hasta “politizar” los consejos “espirituales” de insigne escritor labortano.

“Luego, la política”.

Pero sólo si echamos a andar desde ya.


Todo un poco más revuelto

Va para dos semanas que escribí mi último comentario en este post. Intenté responder a la pregunta; ¿qué me (nos) espera (políticamente hablando) a la vuelta del período de Semana Santa+Semana de Pascua?. Me respondí a mí mismo que tres batallas políticas básicas: una, sobre la corrupción; otra, sobre el Estatut de Catalunya; y la tercera, sobre la crisis económica.

No hacía falta ser adivino para acertar, evidentemente.

De eso han ido, más que nada, los últimos quince días. Y de lo mismo irán también los próximos muchos días. Con un telón de fondo que, aconsejo a todo analista político, no olvide: el calendario electoral en el que estamos entrando. Allá por Noviembre, a más tardar, las elecciones catalanas; allá por la primavera (por Mayo) del próximo año, la elecciones forales y municipales; y el año siguiente, el 2012, por el primer trimestre, si no hay cataclismo previos, las elecciones generales, madre de todas las elecciones para los dos partidos del Estado que se turnan al frente del Gobierno del Estado: PSOE/PP.

Numerosas han sido las ocasiones en las que, a la vista de lo que estaba ocurriendo, he tenido la tentación, durante estas dos últimas semanas, de volver sobre aquel comentario. La corrupción, con el episodio por el que el PP ha querido mezclar en el mismo al presidente Bono; el “fracaso” del nuevo intento (por decirlo de algún modo) del Constitucional; el o los debates “económicos” que, bien sea con la participación del propio Zapatero, bien sea con la vicepresidenta segunda del Gobierno, hemos celebrado en el Congreso esta pasada semana, daban pié sobrado e incluso incitaban a hacerlo.

No diré que me he resistido, porque tampoco sería cierto. Me confieso más bien aburrido y desmotivado.

Me ha tocado vivir “de cerca” el debate suscitado a raíz del intento del PP (de Cospedal) de mezclar al presidente Bono en el “clima de corrupción”. Ha sido un tanto esperpéntico, como buena parte de la política que ahora mismo promueve el PP. La publicación por un medio de comunicación de determinadas informaciones –sin comprobar en absoluto su veracidad o falsedad- parece ser argumento suficiente en el PP para meterse en batallas cuyo horizonte final no parece ser entendido ni siquiera por buena parte del propio PP (Congresistas, cuando menos). Y cuya salida, a poco que se empeñen, puede complicarles a ellos mucho más que a nadie.

La publicación, por Bono, en respuesta al ataque sufrido en este tema, de la relación detallada de su patrimonio ha entreabierto, en efecto, una puerta que puede provocar una corriente de aire frío de notable riesgo, sobre todo en la filas del propio PP. Todos hemos sido testigos estos pasados días de la confusión y despiste que esta acción ha generado en sus filas. He terminado la semana con la impresión de que este tema no va a tener mucho más recorrido en el futuro. No al menos por iniciativa del PP. Mejor pasar página cuanto antes, han debido pensar algunos. Otros pensaron desde el comienzo que mejor no abrirla. Pero ya se sabe: ahora mismo la política española va de sorpresa en sorpresa, de sobresalto en sobresalto o de improvisación en improvisación (como se prefiera).

El debate del pasado miércoles, planteado a petición propia del Presidente del Gobierno para informar sobre el Consejo Europeo de los días 25 y 26 de marzo, derivó, en gran medida –Erkoreka tuvo el criterio y acierto de no caer en ello-, por impulso de los dos partidos, en un enésimo debate económico “interior”. Y aburrió hasta a los escaños vacíos.

De escasa pasión fueron también los debates que la víspera, martes, se plantearon en el Congreso, a raíz de la presentación del debate y votación de los Reales Decretos Ley por el que se amplía la vigencia de determinadas medidas económicas de carácter temporal, y el de las Medidas para el impulso de la recuperación económica y el empleo.

Es evidente que la repetición desmesurada de debates, en gran parte impulsados por el PP, con el objetivo escasamente oculto de desgastar al Gobierno, tiene el riesgo de aburrir a todo el mundo. Por otra parte, la escasa visión, la falta de coraje y el exceso de improvisación con los que el Gobierno sigue tomando las medidas que viene tomando en este campo tampoco inducen mayor pasión ni esperanza.

En esas andamos, y en esas seguiremos, al parecer.

Lo propio cabe decir del no-fallo del Constitucional sobre el nuevo Estatuto de Cataluña. Lo escribí ya en mi aludido comentario anterior. A pesar de los anuncios periodísticos previos, no era seguro, ni mucho menos, que el Constitucional fallara finalmente. No lo ha hecho. La duda es si lo hará alguna vez. Alguna vez, quiero decir, de forma previa a las elecciones catalanas. Yo no apostaría por el sí. Y tanto si se da como si no se da estaremos todos “obligados” a una lectura política tanto del contenidote la misma como del momento en que se produzca. Lo de la supuesta asepsia objetiva del Tribunal Constitucional y de sus miembros lo han llevado por delante, hasta no se sabe dónde, los vientos que ellos mismos han ido sembrando. Por cierto, con profusión y empeño digno de mejor causa.

(Dejo para otra ocasión un tema, de esta misma semana pasada, que está en parte relacionado con éste: el del Estatuto “fallido” de Castilla la Mancha. ¡Espectáculo, también¡)

En resumen: Estamos donde estábamos, pero un poco peor. Todo está un poco más revuelto: la corrupción; la crisis económica; el fallo constitucional sobre el nuevo Estatut de Cataluña (el tema autonómico, en general).

Y ya sabe: todo lo empeorable, en ocasiones, empeora. Este es una de esas ocasiones.


Begirada prebentiboak

Igande arratsaldean ez bada, gehienik ere astelehen goizean, beti gertazen zait. Aurrean dudan asteari begirada “prebentibo” bat bota gabe ezin naiz egon. Eta badakit berdintsu gertatzen zaiela beste askoei ere (igande arratsaldeetan malenkoniatsu edo opor luzeen ondoren estresatuta jartze hori saihestu ezinezko begirada horri zor zaiola, pentsa daiteke).

Kontu da, Aste Santu eta Pazko Astearen (bakoitzak jakingo du nola bataiatu azken bi asteak) ondorengo igande-arratsalde edo astelehen goizean, nahi eta nahi ez bota behar diola batek begirada bat “aurrean” dagoenari.

Horretara jarri gaur goizean, eta hara zer atera zaidan.

Lehenik, Joan Mari Torrealday etorri zait burura. Bera ere, atzo ilunabarrez, “begirada prebentibo” hori praktikatzen sumatu nuen telebistan. Ez zitzaion arrazoirik falta. Zazpì urtez sufrimendu batetan egon ondoren (bera eta Egunkariako bere lagunak) ba zirudien, arrazoiz, aste itxaropentsuago baten aurrean sentitzen zela. Gaurko egunak bere itxaropen horren oinarri sendoak jarri ditu denon bista aurrean. Azkenik, askok aspalditik genekien hura ofizializatu dute epaileek: ez buru eta ez hanka zuten akusazio batzuen mende izan dituztela, sufritzen, ondorio latzak nozitzeraino, Egunkariako arduradun eta langileak, irakurleak ez ezik. Gai honi buruz, ordea, luze hitz egingo dela, eta behar dela, oraindik ere, pentsatzen dut, eta izango dugu horretarako parada.

“Madrilgo politikaz”, edo dena delakoaz, hiru gai nagusi ekarri dizkit ondoren burura nire “begirada prebentiboak..

Lehenik, “Gurtel”en saltsa nazkagarri bezain arbuiagarria. Basagoitiren asteburuko deklarazioek dira nazkagarritasun honen azken adibide arbuiagarria. Eguna joan eguna etorri, zeren atzean babestu ezin asmaturik sumatzen ditugu PPkoak. Gaur hau, bihar hura, nondik atera ez dakitela dabiltza. Edozer gauza, egia aitortu eta garaiz eta pulamentuz hartu beharreko neurriak hartu ez beste edozer eginaz. Holakoetan, berriz, lehentxeago edo geroxeago beti izaten da “euskal” zerbait tartean sartu ohi duenik. Basagoiti, azkena, sekulan nahastu behar ez liratekeen gauzak nahasiz: ustelkeria eta ETAren basakeriak beretarrei, beste batzuei bezala, jasan arazi dien sufrimendua. Hor konpon dadila Basagoiti, eta konpon daitezela bere alderdikideak Gurteli buruz, jendea inozo hutsa dela pentsatzera iritsi badira! Beraiek ikusiko dute, denok nozituko badugu ere beren portaera eta jarrera onartezina.

Bigarren, Katalunyako Estatutua. Aste honetan bilduko omen da Konstituzionala, eta ebatsiko omen du. Nik badaezpadan, ikusi ondoren sinetsiko dut, ez aurrez. Erabaki “itxuroso” bat lortu nahian omen dabil presidente anderea, eta auskalo nor gehiago. Edozein dela ere erabakia, beti izango da erabakiaren “itxura ona” azpimarratuko duenik. Nik garbi daukat: niri neuri ezinezko iruditzen zait erabaki horrek itxura onik ekarri dezakeenik. Nire galdera, niri gehien zer erantzun izango duen jakin nahi nukeen galdera, hau da: Zer iritziko dio Kataluniako biztanleriak erabaki horri, etorri etortzen bada inoiz?. Zein erreakzio izango du? Niretzat, hor dago gakoa. Aste honetan argitzen hasiko dena? Ez nago seguru, esanak esan. Ikusiko dugu zer gertatzen den asteazkenerako hainbesteko turuta informatiboz aldarrikatzen ari diren Konstituzionalaren osoko bilkura horretan.

Hirugarren, bizi dugun krisi ekonomikoaren aurrean Zapaterok hartu lezakeen jarrera, baldinba. Gogora Aste Santu inguruko mugimendu haiek eta beren bilakaera: Zpk izendaturiko “hirukoak” deiturik, Zurbano jauregian biltzen hasi ziren talde parlamentariak, lehenik elkarrekin eta ondoren bakarka, akordio baten ametsetan (Gobernua) edo. Berehala ikusi zen bide hartatik ez zegoela nora joan handirik. Hara non bukatu den dena: “No podemos confundir una sucesión de medidas con una estrategia de salida para la recesion”, idatzi du, gaur bertan, Jordi Sevilla Ministro ohiak. Eta galdera, gaur bertan, Aste santu-Pazko asteak pasa ondoren, hau da: ea benetako estrategia bat martxan jartzeko borondate eta adorerik ba al duen Gobernu honek, edo, Jordi Sevillak berak esaten duen bezala, “zartagia alde batetik, sua betetik, arroza hirugarren batetik, haragia handik eta berdurak hemendik, eta gauza bakoitza egun diferente batetan”, segi behar al dugun. Lekutan dago paella gozo bat egin nahi bada horrela!

Gaur ekiten ari garen asteak ez digu hau dena argituko, ezta gutxiago ere. Baina, batek daki,… auskalo zer emango duen abiatzen ari garen asteak. Argitzen hasteko premia faltarik ez dago. Hori da, behintzat, niri neuri “begirada prebentiboak” erakusten didana. Edo ametsetan ari naiz?


“Enmienda Florentino, “blindaje de empresas”(impropiamente hablando)

Siguen preguntándonos, amigos y medios de comunicación, sobre la llamada impropiamente “enmienda Florentino”, alias, “debate sobre el blindaje de empresas”. Y no siempre acertamos a explicarnos. No, al menos, con suficiente claridad y precisión.

Resumo: con ocasión de la tramitación del Proyecto de Ley que modifica la Ley de Auditoría de Cuentas, el Grupo socialista presenta una enmienda, las número 105, por la que modifica el apartado 2 del artículo 105, del Texto refundido de la Ley de Sociedades Anónimas que dice textualmente lo siguiente: “En ningún caso podrán los estatutos sociales limitar el número máximo de votos que pueda emitir un mismo accionista o sociedades pertenecientes a un mismo grupo, siendo nulas de pleno derecho las claúsulas estatutarias en que, directa o indirectamente, se establezca dicha limitación”.

Contextualicemos para empezar.

Uno: se presenta la enmienda a clarísimo destiempo político. Esto es: la enmienda presentada nada tiene que ver con la Ley que se trataba de modificar en origen, mezclando churras y merinas.

Dos: Lo presentan los socialistas, formalmente hablando. Pero son ellos mismos, prácticamente todos ellos, los sorprendidos por tal presentación. La enmienda aparece de esas formas, “de arriba”, según expresión que hemos escuchado hasta la reiteración.

Tres: Lo presentan, además, con tales urgencias que no tienen empacho en ser “descorteses” (por llamarlo de alguna manera) prácticamente con todo el mundo. Como era un secreto a voces en los mentideros políticos y periodísticos madrileños, se quería votar en el Congreso antes de la Asamblea de Iberdrola (de ahí que, en respuesta, haya sido denominada, repito que no con plena propiedad, como la “enmienda Florentino”).

Bueno. Ya conocen los percances vividos por ese contexto por el camino. No es necesario que los vuelva a recoger aquí.

Ahora bien, como tantas veces en la vida, tampoco en esta ocasión, el contexto –los árboles- ha dejado ver el objeto real de la enmienda –el bosque-, me temo.

¿De qué se trataba, en efecto, en el debate político que se ha suscitado, por cierto con protagonismo evidente del Grupo parlamentario de EAJ-PNV, a propósito de esta enmienda?

Recojo del último párrafo de la motivación, con la que argumentaron los socialistas, la presentación de esta enmienda. Decían. “La supresión (la que se proponía en la enmienda)… ha de tener un saludable efecto de transparencia en el mercado de valores…”. Esto es: no hay razón suficiente alguna para que ninguna empresa establezca limitación estatutaria alguna a su estructura del accionariado. No hay valor superior que pueda aconsejar ningún tipo de limitación a la representación de dicho accionariado en la toma de decisiones de una empresa.

Pues bien. Sigo, aunque con notable lejanía (en gran medida por falta de tiempo) el debate que, desde las páginas de la revista Nouvel Observateur se viene promoviendo sobre la izquierda, sus urgencias y planteamientos ante la crisis mundial actual. Recientemente ha participado en tal debate Michel Rocard, ex primer Ministro socialista.

Dice, entre otras cosas: “Si la palabra crisis tiene un sentido, lo tiene en referencia al paro y a la precariedad. Todo el resto es de orden secundario”.

Y añade, de inmediato: “La razón mayor de esta evolución es el cambio progresivo de estructura del accionariado. Débil y desorganizado, pesaba poco en los Treinta Gloriosos. Pero entre 1970 y 1990, se ha organizado poderosamente bajo la forma primero de fondos de pensión, luego de fondos de inversión y fondos de arbitraje o hedge funds. Presentes, ahora, en todas las sociedades multinacionales, estos representantes accionariales no tienen ya ni respeto ni conocimiento de empresas en las que toman participaciones, exigen simplemente el dividendo máximo inmediato”.

No es necesario que siga transcribiendo. Creo que, ampliando lo que viene a afirmar Rocard, cabe decir que efectivamente es enorme el cambio que se está dando en los últimos tiempos en el accionariado –en la propiedad- de numerosas empresas. Como cabe decir que la presencia en ese accionariado de fondos más interesados por beneficios y resultados inmediatos, cuando no simplemente especulativos, que por el desarrollo de proyectos empresariales sostenidos y de alcance están cambiando enormemente las reglas de juego con las que se han venido desarrollando los proyectos empresariales en el pasado, a la par que condicionando grandemente su desarrollo. Y no precisamente a bien, en muchas ocasiones.

¿Qué delito tiene el que los proyectos empresariales se defiendan de estos riesgos, valiéndose para ello de determinadas medidas estatutarias? ¿Desde cuándo al supuesto mercado, incluido al de valores, no es conveniente ponerle límite alguno, por ejemplo con relación a sus poderes y participación en el desarrollo de proyectos empresariales?

Nosotros, desde el PNV, hemos creído que sí. Que está en la lógica empresarial y está, no menos, en la lógica social y económica, y, también, en nuestra lógica política, el que los proyectos empresariales –especialmente los pequeños y medianos- no queden al albur de fondos financieros, supuestamente apátridas, y al parecer sin corazón, que hoy vienen y mañana se van, sin otra dirección que la de “dinero llama a dinero”.

Y, por cierto, especial gracia tiene esto de que sea precisamente el PSOE el defensor acérrimo de un mercado de valores, dueño y señor, a capricho, de todo lo que se le ponga por delante. Más incluso que CiU. Y no sabría decir si, coyuntura política por medio, también que el propio PP…

De Michel Rocard, socialista francés, solían decir que era poco socialista. Jainko maitia! ¿Qué son en tal caso aquellos que presentan, defienden y votan enmiendas como ésta?. ¿Y si lo hacen, además, de esas formas, con un punto de alevosía y casi de nocturnidad?.


“Ayerismo”, “mañanismo”, y otras monsergas

Ahora mismo, en el PP, el último, “gurtelón”. Ha empezado la carrera para demostrar que élla/él o bien nunca han sabido nada o bien hace ya mucho tiempo que se dieron cuenta de quién era “El Correa”, y a que jugaban el Luis Barcenas de turno y demás, y se alejaron de todo ello y de todos ellos con la rapidez del rayo. Compiten, y competirán incluso entre ellos, para decir “yo, el primer”.

El espectáculo es inefable. Cuando no es la Esperanza Agirre, es otro cualquiera (ponga Ud. el nombre). Da igual que se trate de un miembro de la Ejecutiva actual, de Rajoy, o, también, de la anterior, del propio Aznar. Da igual.

Y, por supuesto, aquí entre nosotros, todo el PP vasco, así sin matices. Lo hemos podido leer, hoy mismo, en El Correo: «En el PP vasco enseguida cortamos con Correa porque nos inflaba las facturas»

Uno no sabe si romper a llorar o partirse de la risa. El espectáculo, trabajado, cómo no, en numerosos detalles por el PSOE de Zapatero, es tan inefable como deprimente. Hay que reconocer un rato a los jueces, otro al PSOE y otro, no pequeño, al propio PP, el dudoso mérito de quienes por la forma de abordar el trama llamado Gurtel han conseguido crear todo un barrizal en la escena pública, y retirar prácticamente de las portadas de los periódicos y medios de comunicación lo que, sin embargo, sigue siendo la preocupación indiscutible de los ciudadanos/as, y que debiera ser, también, de la política: la crisis económica. Esa sobre la que el mejor y más esperanzado mensaje que nos lanza el Gobierno es que seguimos “un poquito” peor que ayer (No dice, por cierto, pero podría, siguiendo con el conocido slogan publicitario que “otro poquito mejor que mañana”).

Este País –me refiero a España- no parece tener mucho remedio de seguir así. Y llevamos camino, si prospera la conjunción PSOE-PP y mass media en Euskadi, de que éste tampoco lo tenga. Todo menos abordar los problemas a tiempo y de frente. Todo menos ocuparse y preocuparse, en el momento y con la atención debidos, de buscar los caminos y las soluciones posibles a los problemas reales. Ni los jueces resuelven a tiempo nada. Ni el Gobierno termina por centrarse en la solución de la gravedad de esos problemas que, como decía VanRompuy ayer, van a obligar a todo el mundo, en Europa, a tomar medidas impopulares. Ni, por supuesto, el PP parece creer, por eso de ser oposición de un Gobierno así, que tenga responsabilidad alguna en abordar, a tiempo, ni siquiera sus propios problemas, antes de que éstos inunden la vida pública.

Lo que ocurre en Euskadi ahora mismo es lo mismo y es diferente al mismo tiempo. Es lo mismo, porque la política vasca, en la medida en la que es definida e implementada por el Gobierno de Lopez (PSOE) y el apoyo de Basagoiti, no se aleja un centímetro siquiera de la que establecen, allí en Madrid, los Zapatero y Rajoy. Véase lo ocurrido con los blindajes, a los que me referiré posteriormente.

Pero es, también, diferente, y es aquí donde el papel que vienen jugando para ello determinados medios de comunicación es simplemente impagable. Se trata, en efecto, de que lo que es igual se presente ante la opinión pública, con cobertura amplis, como diferente.

El juego es simple: siempre que haya que tomar en el Estado alguna decisión, bien sea por parte del PP bien sea por parte del PSOE, con participación activa si es el caso de los diputados vascos de uno y otro partido, que se estime mala para la “buena imagen del Gobierno Constitucionalista vasco” Patxi Lopez y Basagoiti, por separado cuando es el caso o juntos, saben que pueden contar con la protección generosa que les van a dar determinados medios de comunicación para establecer –o intentar, al menos- un cortafuegos que les pille lo menos posible.

Una doble técnica parece ir ganando el terreno con este fin: el “ayerismo” y el “mañanismo” (perdón por unos neologismos más bien bárbaros). Consisten básicamente en lo siguiente: si hoy tengo que tomar una mala decisión o tengo un problema que resolver o bien recurro al ayer para negar que yo tenga problema alguno que resolver o bien proclamo que hoy no pero mañana voy a abordar y resolver, yo el primero, dicho problema.

Ejemplos. Del ayerismo es la “noticia” de hoy sobre el PP vasco y el caso Gurtel (Animo al lector a leer, sin que sirva de precedente, siempre que se haga con atención, toda la noticia a la que hago referencia y me comente si lo que concluye de la lectura es que el PP vasco no sabía nada de El Correa, o si sabía un poquito, o si simplemente de lo que se trata es simplemente de que decir que hoy no se quiere saber nada de esa patata caliente).

Del “mañanismo”, dos ejemplos, ambos encuadrables bajo la denominación genérica de “blindaje”. Me refiero, por un lado, al blindaje “empresarial” del que todavía se sigue hablando entre nosotros, y del blindaje del Concierto económico, por el otro. En este último caso, como se recordará, el Sr. Basagoiti, y otros de su partido, intentaron demostrarnos que defensores del Concierto, si algunos, ellos. “Hoy” iban a votar en contra, como votaron en el Congreso, del blindaje del Concierto,, pero “mañana” serían como el Cid Campeador de la defensa del mismo. Exactamente lo mismo que nos han dicho el Lehendakari Lopez, Ares y Cia. con relación al blindaje de las empresas. “Hoy” dejan a las empresas –las vascas entre ellas- al pairo de una corriente financiera cualquiera, pero “mañana” lucharan como “Agustina de Aragón”, si hiciera falta, para defenderlas.

Es el constitucionalismo y la normalización “a la vasca”: Cómo ser, y hacer, lo mismo, y aparentar ser diferentes. Con esos ingredientes se va construyendo día a día. Eso sí: la salsa que liga todo ello lo ponen generosamente determinados medios de comunicación.


Con ocasión del Aberri Eguna

Aberri Eguna, un año más. Sin mayor novedad, aparentemente hablando.

Los que nos sentimos y declaramos nacionalistas vascos, y creemos que no debemos dejar pasar la ocasión, a lo nuestro: celebramos y reivindicamos, a un tiempo, lo que significa un Día de la Patria vasca. Con muchos, muchísimos matices, entre nosotros, tanto sobre el significado de ese día, como sobre la manera de vivir y celebrarlo de cada cual. O dejar de hacerlo, que de todo hay.

Pero ni de lejos somos los nacionalistas vascos los únicos en hacernos presentes, en “montar el espectáculo”, ese día. No hay Aberri Eguna en el que no marquen presencia propia tampoco quienes piensan, y proclaman con hechos, que “aquí no hay más nación que la española”.En unos casos, se trata de grupos políticos, o personalidades públicas. En otros, de medios de comunicación social y periodistas-comentaristas. Con especial vocación-manía entre algunos de ellos, por cierto.

Nunca faltan tampoco a la cita los supuestamente escépticos, los exquisitos, –o cómo calificarlos- ante tal fecha. Año va año viene, siempre hay un grupo de gente que se dedica con empeño digno de mejor causa a una cierta labor misionera de desmitificar, de ningunear, de bromear y mofarse de la celebración de tal día por parte de los nacionalistas vascas.

Nadie ha faltado –hemos faltado- a la cita tampoco en el Aberri Eguna 2010. Desde esta perspectiva, podría decirse que el pasado domingo nos ofreció CERO NOVEDAD.

Y sin embargo…

A ratos, me ha parecido vislumbrar en el transfondo de ese conocido “espectáculo” del pasado domingo algunos rasgos dignos de destacarse. Principalmente en el mundo nacionalista vasco. ¿O serán simplemente ganas de ver por mi parte? Me refiero, sobre todo, a los mensajes que pudieron escucharse sobre recomposición del nacionalismo vasco.

Si algún rasgo caracteriza propiamente ahora mismo al escenario político vasco, en su lado nacionalista, es, a mi juicio, el de estar metido, más o menos de lleno, en lo que genéricamente podríamos denominar clarificación del mapa político. Y, de verdad, tiene su qué observar lo ocurrido al respecto el pasado domingo desde esta perspectiva.

Empiezo por casa. Contra interpretaciones, que se han podido escuchar y leer posteriormente de la llamada realizada por Iñigo Urkullu hacia el mundo nacionalista, yo, que estuve en la Plaza Nueva de Bilbao, entendí lo siguiente de sus palabras: el PNV está por la renovación y la recomposición del nacionalismo vasco (cualquier día de estos quizás me anime a volver a difundir un Manifiesto que, hace ya unos cuantos años, dimos algunos a conocer con tal título). Renovación y recomposición del nacionalismo vasco que apuesta por la vías democráticas, y solo por ellas, claro. Hasta ese punto, ¿qué más lógico y qué más necesario, no ya desde la perspectiva del PNV, sino del conjunto del nacionalismo? Otra cosa es cómo se haga todo ello. Y ahí hay trabajo, duro trabajo, para todo el mundo. Insisto: empezando por casa.

Pero, evidentemente, hay otras casas, en el nacionalismo, donde el trabajo se agolpa mucho más, en cantidad y en dificultad.

Desde esta misma perspectiva, lo celebrado en Irún, donde se han manifestado –digámoslo así para entendernos- gentes que se sienten de la izquierda abertzale “de siempre” y dirigentes de EA, ¿además de observadores de Aralar?, me ha traído a la memoria una anécdota pasada. Hace ya algunos años, con ocasión de determinadas conversaciones que hubo por aquel entonces entre dirigentes de mi partido y dirigentes de esa izquierda abertzale “de siempre”, uno de estos últimos –hoy en la cárcel- debió dirigirse, no sé con qué grado de seriedad o chanza, a dirigentes de mi partido en términos de “Bueno, ¿qué?. ¿Cuándo quitamos la silla de EA del medio del pasillo?

Hoy, aparentemente al menos, a la vista de lo ocurrido el pasado domingo en Irún, esa pregunta nunca sería formulada por ese mismo dirigente en esos mismos términos ante el PNV. Y no porque en el pasillo de la política nacionalista –y especialmente en la izquierda- no haya demasiadas sillas, sino porque la izquierda abertzale, por su lado, y EA por el suyo, (sin olvidarnos de Aralar y, sobre todo, pese a quien pese, sin olvidarnos de ETA quien, cómo no, tampoco faltó a la cita del Aberri Eguna con su comunicado habitual, mitad reivindicativo de atentado mitad doctrinario-propagandístico) viven momentos y circunstancias políticos notablemente diferentes de aquellos. Además de Aralar

La necesidad hace virtud, suele decirse. Y hace, a menudo, confundir ganas con realidades. La resultante, un cierto espectáculo circense.

A veces, me parece que vivimos tiempos de recreo. Digo con más precisión: que no poca gente parece vivir este momento político –de gran importancia y trascendencia a mi juicio- como si de un tiempo de recreo y de excitación circense se tratara. Me acuerdo, muy a menudo, de los tiempos de la llamada transición política, cuando, llevados de la excitación de lo que podía pasar, todo parecía posible y todos, no menos, parecían llamados, a todo.

Bueno, ya se sabe lo que pasó después. Crecieron los enanos, como suele decirse. El duro paso del tiempo nos trajo a todos notables dosis de realismo. A algunos, no pocos, cantidades significativas de frustración. Y pudimos ir comprobando que ni había sitio para todas las sillas en el pasillo, ni que todas las sillas eran igualmente útiles para los ciudadanos.

Pero eso sí, tuvimos espectáculo y recreo durante tiempo. Hasta que llegó el tiempo de clase. Y a clase fuimos, salvo los que todos sabemos que quedaron a la espera de otro profesor y de otras aulas, que ni llegaron ni llegarán.

Ahora, pareciera que el empeño de algunos en hacernos creer que hemos vuelto al tiempo de recreo ha ganado algún terreno entre nosotros. De ahí una cierta mayor algarabía, por cierto muy bien orquestada desde determinados medios de comunicación. Nada más equivocado. Lo único que percibo es mucha silla y bambalina en el pasillo. Y la necesidad, por lo mismo, de recomposición –que no es posible, en serio, sin renovación- en el nacionalismo vasco. Sin salirnos de la clase, claro.

PD: del tiempo de “recreo” que vive la política española y que quieren importar a la política vasca aquellos que critican la celebración folclórica –y cosas peores- del Aberri Eguna por parte de los nacionalistas vascos y que, al mismo tiempo, no tienen empacho en celebrar el Día de su patria, la española, con la cabra de la legión por medio, mucho habría que decir. Pero no tiene mucho interés para mí. Y, desde luego, el Aberri Eguna de los vascos no es el día para ello.