EL HILO DE LA COMETA

Hace unos días, en televisión, el exministro Caldera dejaba patente su “distanciamiento sicológico” (digámoslo así) de Zapatero. Otro exministro, Jordi Sevilla, para sorpresa únicamente de despistados, dejaba también, esta pasada semana, prueba clara, en VANITY FAIR, del suyo propio en relación a quien fue también su Presidente.

Y van…

El pasado lunes, camino ya de Madrid, en el aeropuerto, me encontré con un socialista, que me preguntó, preocupado, qué íbamos a hacer con el tema del IVA (los famosos dos puntos de subida). Le respondí. ¿Pero qué dudas tienes y tenéis (lo de tenéis porque para esa hora de la tarde tenía sobrada constancia de los nervios de otros muchos), le pregunté? Y le aclaré: “Nosotros acordamos con vosotros el Presupuesto. Esa subida está en el presupuesto. Y ya sabes: a los del PNV ni se nos pasa por la cabeza incumplir acuerdos”.

Este arranque de conversación nos dio pié en todo caso para un repaso más amplio del momento político actual y pude constatar, una vez más, que a Zapatero, de seguir así, no sólo no le van a sobrar amigos y gente próxima, ni siquiera dentro de su casa, sino que corre un riesgo evidente de verse progresivamente más sólo y aislado.

Si arranqué la semana con estas sensaciones y reflexiones, eché el frenazo a la misma con más de lo mismo.

Por supuesto, votamos la moción del martes en los términos señalados, de forma que evitamos que el PSOE, y ZP, no tuvieran una derrota política, que dada la escenificación que había logrado imponer el PP (con sus numerosos aliados en los medios de comunicación) hubiera sido significativa, aunque no decisiva en absoluto, porque, como debiera ser sabido, ni siquiera la aprobación de la moción hubiera traído, per se, la no subida del IVA (Una moción no modifica, por sí misma, una Ley, como sabemos todos).

En medio de la semana, surgió otro tema que, por razones diversas, adquirió notables eco y significación políticos. Me refiero a la famosa enmienda del PSOE, según la cual, de salir triunfante, será un hecho la pérdida de control de las empresas, por ejemplo de Iberdrola, que podría pasar a manos hoy del Florentino Pérez de turno, mañana vaya ud. a saber de qué empresario especulador que pasaba por allí.

Le supongo al lector conocedor de la postura que, al respecto, venimos manteniendo los diputados del PNV: somos partidarios de empresas, de proyectos empresariales, que nos gustan enraizados, con visión y compromisos de permanencia, que no se agotan en el interés simplemente financiero, mucho menos especulador, del inversor transeunte.

Y preparamos una enmienda transaccional en tal dirección. No sólo la preparamos. Pedro Azpiazu la trabajó también con distintos grupos, inclusive con los socialistas. Le recuerdo todavía, el miércoles por la noche, mientras cenábamos, colgado del teléfono y convencido de que, cuando menos, se había decidido una prórroga en la puesta en marcha de la ponencia que iba a empezar a estudiar el tema. Y que ello iba a dar pié para una negociación seria.

La mañana siguiente, Azpiazu, y todos, nos llevamos un mazazo. Con Iosu Erkoreka había acudido al desayuno de Josep Antonio Duran i Lleida, y, apenas cerrado el acto, tan rápido como activamos nuevamente los teléfonos, comprobamos, por llamda de Pedro, lo que había pasado esa mañana. Desde “arriba” se había decidido (decían los socialistas) que nada de demorar. La ponencia, dijera lo que dijera el resto de los grupos, echaba a rodar ese mismo día y…

Me gustaría equivocarme: … y se aprobará la moción del PSOE con los votos de CiU.

Eso, en todo caso, está, formalmente hablando, por ver. Lo que el miércoles pudimos ver, una vez más con toda claridad, es la extraña “habilidad” que tiene Zp para seguir acumulando amigos transeúntes (dicho esto con ironía), y para provocar “distanciamientos sicológicos” de toda índole (dicho esto rebuscadamente). Por ejemplo, de Pedro Azpiazu (lo cito en representación de todo el grupo vasco). No había más que escucharle-leerle sus declaraciones al tener conocimiento de lo ocurrido.

Debo reconocer que lo ocurrido nos pilla despiertos. El Presidente que “sorprende” (y consecuentemente aleja sicológicamente) a todo el mundo, empezando por sus Ministros, siguiendo por sus compañeros de partido, continuando por el mundo empresarial, sindical, etc, etc. es, a estas alturas, un dato más bien seguro del panorama político español, cuando menos por lo que a esta legislatura se refiere (en la anterior, disfrutó de vientos más favorables y acogedores).

La gran pregunta, de respuesta progresivamente más incierta es: ¿Y cómo van a ser las cosas en lo que resta de legislatura?

Me puedo equivocar. Pero me cuesta creer (ver, ni por el forro lo veo) que con el hilo que le queda a esta cometa va a ser difícil hacer muchos malabarismos. ¡Con el ventarrón que sopla, menos! ¡Bastante que se mantenga en el aire!

Advertisements

About José Ramón Beloki

Diputado del Grupo Vasco en el Congreso. José Ramón Beloki(r)en bidalketa guztiak ikusi

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: