MÁS ALERTA

Era un secreto a voces que el Consejero de Industria, Bernabé Unda, quería desprenderse de Pedro Hernandez, como viceconsejero de innovación y tecnología. Aunque nombrado hace apenas unos pocos meses por el propio consejero, había, por lo visto, colmado su paciencia. De ahí esta destitución fulminante. Desde ayer ocupa su puesto Juan Goicolea Ruigomez.

Hasta aquí, los hechos. “Todo normal”, cabría decir, atendiendo al derecho que tiene todo responsable, también el político, de contar con los colaboradores de su confianza y gusto, si bien tampoco es cuestión de dejar pasar por alto que estamos ante una nueva crisis político-administrativa en toda regla. Una más, cabría decir, en este Gobierno tan “sólido” en cuestiones identitarias a la contra, como improvisador e ineficaz en la inmensa mayoría de las áreas de gestión. Y, desde luego, en el área del viceconsejero cesado: el de la investigación, el desarrollo y la innovación.

Lo que nada tiene de normal es que el Consejero Unda, además de desprenderse de su viceconsejero, pretenda también imponer a la Corporación Tecnalia, y vender a la opinión pública, que le reserva y encomienda al cesado el siguiente destino profesional y funciones : “liderar la fusión de Tecnalia”, leo.

Hace apenas unos días, publicaba, en este mismo periódico, un artículo titulado ALERTA Y ACCION. Expuse las razones para ello.

Hoy lo reitero, con más fuerza y con más alarma. Era aquel un artículo referido, por un lado, tanto al Gobierno español como al vasco, y, por otro, a una temática mucho más amplia que la que directamente pueda referirse al cese e imposición de un Viceconsejero por parte del titular de Industria. Pero, en todo caso, estos últimos hechos, protagonizados por el Gobierno vasco, me confirman que, en efecto, vivimos momentos claves y trascendentales para el futuro de nuestro sistema de I+D+i, y que, por ello, lejos de mirar para otro lado, es necesario, y urge, plantear con claridad la visión de cada cual en este campo.

He aquí la mía.

Como es sabido, el País Vasco ha tenido la desgracia, y la suerte a un tiempo, de no contar con un sistema público de I + D + i “a lo CSIC”.Así fue durante la dictadura, y así ha seguido siendo, hasta hoy, tras la llegada de la democracia: en el País Vasco el “Estado español tecnológico” ha brillado, y hoy todavía sigue brillando, por su ausencia, como lo hemos denunciado infinidad de veces los diputados y diputadas del PNV a lo largo de estos años en el Congreso.

La respuesta que se ha dado a esa situación desde las administraciones vascas, desde el Estatuto de Gernika, ha sido, como es sabido, la siguiente: exigir en todo momento la transferencia de la competencia (acabamos de hacernos con ella); y, al mismo tiempo, apoyar con decisión, y gran esfuerzo presupuestario, por parte de las Instituciones vascas la puesta en marcha de una red tecnológica “propia”. Entrecomillo lo de propia para destacar un hecho, que, a mi juicio, es trascendente: la radical diferencia de modelo de políticas de ciencia y tecnología impulsadas por el Gobierno del Estado y el Gobierno Vasco.

El primero ha impulsado, por encima de todo, una red de ciencia y tecnología caracterizada por ser pública, altamente funcionarizada, alejada, en su inmensa mayor parte, de las dinámicas industriales y económicas, y volcada, sobre todo, hacia sí misma. Eso es el CSIC.

El modelo por el que han optado y que han apoyado, sin solución de continuidad, los Gobiernos de Garaikoetxea, de Ardanza y de Ibarretxe ha sido, justamente, el contrario. Han apoyado, si bien dentro de un marco y de unas políticas generales, las iniciativas, en muchos casos privadas, que se han ido planteando en el campo de la investigación, del desarrollo y de la innovación.

La historia de Tecnalia, y de cada uno de los Centros Tecnológicos que componen esta Corporación es una muestra de ello. Como lo es, no menos, la historia de IK-4 y de todos los Centros que conforman esa Asociación.

El éxito, comparativo cuando menos respecto al Estado, de las políticas desarrolladas por todos los Gobiernos autonómicos que han precedido al actual, presidido por Patxi López, ha sido reconocido prácticamente por todo el mundo. “Habéis tenido la fortuna de no tener al CSIC entre vosotros”, hemos escuchado en más de una ocasión en una formulación un tanto paradójica que venía a significar justamente la virtualidad del modelo diferente por el que se apostó por parte del Gobierno Vasco.

Fruto de ese modelo es, también, el proceso todavía en marcha de fusión de centros en el que vienen trabajando los centros de la Corporación Tecnalia. Proceso de indudable interés para el futuro, visto desde distintas perspectivas, pero proceso, no menos, lleno de complicaciones y de dificultades. Proceso, por todo ello, que debe llevarse con tanta resolución como delicadeza.

Pues, bien, el Consejero Unda ha decidido irrumpir con su elefante en esta cacharrería. Y lo ha hecho, según todas las noticias, convocando de un día para otro a los representantes de la Corporación Tecnalia; imponiendo, según leo, en una reunión de doce minutos de reloj, a su Viceconsejero para “liderar el proceso”; e instándoles a que lo hagan rápido. Como sea, pero rápido.

No cabe forma menos sensata y menos razonable de hacer las cosas. Ni más problemática para el futuro. Ni para el de Tecnalia y para el del resto del sistema vasco de ciencia y tecnología, que, si estaba ya en alerta por determinadas declaraciones que se habían hecho desde esa Consejería acerca de cómo entendía ella que debía desarrollarse dicho sistema, comprueba ahora que se le quiere encomendar, manu militari, el desarrollo de uno de los pilares principales del mismo justamente al responsable directo de las mismas.

Me viene a la memoria el triste y no menos problemático papel jugado por los socialistas con relación a las Cajas de Ahorro Vascas, al oponerse a su fusión. Hoy todo el mundo es consciente del enorme perjuicio causado por aquella decisión, más partidaria que propiamente política, y, desde luego, plenamente arbitraria, que hoy todavía sigue lastrando al sistema financiero vasco.

Hoy el Gobierno socialista vuelve a otra decisión, tan arbitraria y partidista como aquella, si bien en esta ocasión en una dirección aparentemente contraria, en relación con otra fusión ya en marcha: el de la Corporación Tecnalia, para hacer de ella, al parecer, un “CSIC a la vasca”.

Cualquier cosa menos dejarse llevar por el sentido común y el respeto interinstitucional.

Confío en que esta situación sea reconducida. Por quien corresponda. Si hace falta, por el propio Patxi Lopez. Cuanto antes, mejor.

Leo, hoy también, en la prensa, que el Lehendakari, en la recepción de fin de año, ha llamado a abrir un debate sobre “el modelo de Euskadi”, al par que ha instado a “trabajar juntos”.

Los dos hechos no encajan entre sí. Y, como se sabe, son las declaraciones y las palabras las que pierden razón de ser frente a hechos contradictorios con las mismas.

Advertisements

About José Ramón Beloki

Diputado del Grupo Vasco en el Congreso. José Ramón Beloki(r)en bidalketa guztiak ikusi

4 responses to “MÁS ALERTA

  • haritz

    me preocupa mucho lo que dice ,diputado. Desde que supe algo de esta fusión empecé a preocuparme por la investigación y por Gipuzkoa.

    Tiene razón si algo ha funcionado en esta red es que esto no ha sido el CSIC y no entiendo muy bien para que es esta fusión y la que vendrá después. con IK4

    Alguien dijo que ERA NECESARIO para tener masa critica y hacer política de país. Me inquietó saberlo. porque algunos entienden por país Bilbo, pero hasta ahora en BERC, Gipuzkoa gana a Bizkaia, pero hay un tema que me preocupa , la sede fiscal y social del ente que surja y lo que ello en control de decisión sobre las líneas de investigación implique.

    No sé a qué hora escribió el post, pero si lo hizo de madrugada le felicito ETB está insoportable y ya hasta vaya semanita ha dejado de gustarme…

    haritz

  • Pello

    Parece que Tecnalia se está convirtiendo en el receptor de aquellos cargos políticos, del area de la tecnología e innovación, de los que quiere desprenderse el Gobierno Vasco. Antes fue Joseba Jaureguizar y ahora Pedro Hernández, el siguiente …
    Creo que es perjudicial para la corporación.

  • Igone

    Y que tiene de normal que un periodista, ocupe una Viceconsejería estratégica?

  • Tecnaliano

    Lo que el Gob. Vasco está haciendo con Tecnalia es una vergüenza y un despropósito.

    Que se metan así como así, sin dejar a los centros trabajar en su fusión no tiene sentido. Lo único a lo que ha venido Pedro Hernández es a generar más incertidumbre aún si cabe, ya que quiere echar por tierra parte del trabajo hecho antes de que él llegara y no dejar trabajar a las más de 100 personas de los diferentes grupos de trabajo.

    Que la excusa que hayan dado para meterse de esta manera es diciendo que ellos aportan más del 40% del presupuesto de Tecnalia es un despropósito. Ellos saben, los socialistas, que ese importe no llega ni al 24 % (contando las subvenciones que el Gob. Vasco por medio de las empresas da a la SPRI y que ellas dan a los centros de Tecnalia) pero les da igual, porque lo que les va es falsear los datos.

    Que digan que quieren que la fundación nueva sea 50% del Gobierno no tiene sentido porque entonces dejaría de ser “fundación PRIVADA sin ánimo de lucro” que es la definición de la nueva Tecnalia en sus estatutos. Está claro que si tuvieran el 51% (el 50 no puede ser … son ignorantes hasta para eso) los trabajadores habrían de opositar y muchos de ellos se irían a la calle, ya que pondrían a sus amiguitos pero lo más importante es que sería fundación PÚBLICA.

    Por último decirle a Unda que el gob. vasco siempre va a tener un representante en el patronato de Tecnalia, lo tiene ahora y lo iba a tener en el futuro. Vamos, que por poner a Pedro Hernández no cambia nada, absolutamente nada.

    Ah! y para que Pedro Hernández pueda ser vicepresidente de Tecnalia se ha hecho un chanchullete de esos que le gusta tanto a Patxiló … se le ha contratado por medio de EUVE, cuya solicitud de adherencia a Tecnalia aún estaba siendo estudiada pero que ante tal tesitura y para que pedrito pudiera entrar se le ha aceptado junto a la candidatura de LEIA. Es decir, que hasta que no entró Pedrito, EUVE no era parte de Tecnalia pero ahora ya sí para que EUVE lo pudiera contratar y pudiera entrar en el organigrama de Tecnalia. Lo malo es que Tecnalia lo ha tenido que permitir ante la posibilidad de que Patxiló boicoteara todo el proceso.

    Una vergüenza!!!

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: