Monthly Archives: urria 2009

“Miren para otro lado”

Conozco al Sr. Joan J. Guinovart de años atrás, de la pasada legislatura. En nombre de COSCE –Confederación de Sociedades Científicas de España, de la que es presidente- ha organizado distintos actos, a los que nos ha invitado a los miembros de la Comisión de Ciencia e Innovación del Congreso, con el noble empeño de –dicho resumidamente- concienciarnos de la importancia de la I+D+i. Hemos mantenido una relación correcta y hasta afable.

Recuerdo esto en el día en el que le he escuchado expresar, a través de la radio, su disconformidad con el acuerdo presupuestario que hemos concluido entre el grupo parlamentario del PNV y del PSOE. Dicho con más matices: estaría de acuerdo en que hayamos incrementado las cifras totales del presupuesto del Ministerio de Ciencia e Innovación, pero no lo estaría en que una parte de ese incremento venga necesariamente, tras el acuerdo, a Euskadi.

Está en su derecho, como lo está todo el mundo, en opinar así. Otros lo estamos, no menos, en opinar distinto.

Animo al lector, si tiene paciencia y ganas, a que repase con alguna atención el Presupuesto de la Ministra Garmendia, antes y después de pasar por el Congreso de los Diputados.

Le doy algunas pistas al animoso lector.

En primer lugar, le animo a que analice cuánto del dinero que la Ministra Garmendia coloca en el presupuesto de su departamento para investigación, desarrollo e innovación tiene ya destinatario fijo cuando el proyecto llega al Congreso. En concreto, cuánto va al sistema público de ciencia e innovación que existe en España, esto es a los organismos autónomos públicos dependientes del propio Ministerio, y en concreto al CSIC. Le animo muy especialmente a que analice los capítulo 7 y 4 de dichos presupuestos. Esto es, que analice qué importe de los 1.497.596.490 Euros que el proyecto de Presupuesto elaborado por el Ministerio prevé de entrada para ser transferido para inversión o de los 811.087.930 que preve para ser transferido para gasto corriente va a dichos organismos autónomos públicos.

Le animo a continuación a que compruebe cuánto de ese importe llega a Euskadi.

Le animo finalmente a que, hecho todo lo anterior, compruebe cuántos organismos no públicos de Euskadi se benefician, con nombre y apellido, del resto del presupuesto que queda, una vez el sistema público se haya hecho con lo suyo. Que repase, por lo mismo, la interminable lista de Fundaciones, Universidades, Consorcios, Institutos, Parques, Centros, CIBER que figuraba en el presupuesto enviado al Congreso, esto es antes de que apareciera por allá el PNV, como destinatarios, con nombre y apellido, de partidas presupuestarias.

Cuando analice todo ello, constatará los siguientes extremos: que el sistema público de ciencia e innovación del Estado se lleva la parte del león del presupuesto. Comprobará, al mismo tiempo, que Euskadi no entra prácticamente a jugar en ese campo. Esto es, que el Presupuesto simplemente se olvida, al respecto, de Euskadi.

Comprobará luego que, al analizar la variedad de organismos que cuelgan más o menos del presupuesto, Euskadi tampoco pinta prácticamente nada en el presupuesto originariamente remitido por la Ministra, por mucho que esta se apellide Garmendia y sea vasca. Al contrario que otros Territorios, verbigracia el territorio del Sr. Guinovart, Cataluña, del que verá colgar, presupuestariamente hablando, numerosos Centros e Institutos tecnológicos, con nombre y apellido.

Todo esto descubirá fácilmente el animoso, la animosa lector/a, cuando repase el Presupuesto enviado por la Ministra, antes del acuerdo logrado por el grupo parlamentario del PNV con el del PSOE. Si después repasa el Presupuesto, tal cual queda tras dicho acuerdo, observará cuando menos las siguientes diferencias: que ahora sí figuran, con nombre y apellido, centros tecnológicos y Universidades vascas junto a centros, Institutos y Universidades de otros territorios. Y observará, además, que el importe del dinero global dedicado a I+D+i ha crecido en cincuenta millones de euros, repartidos entre programas que van dedicados preferentemente a OPIs (Organismos públicos de Innovación) y a Centros tecnológicos. No necesariamente de Euskadi.

¿Es el Presupuesto de la Ministra Garmendia más injusto y discriminatorio tras el acuerdo o lo era, en su caso, más bien, antes del mismo?

El Sr. Guinovart, y otros debieron haber reflexionado sobre todo esto antes de emitir sus opiniones. Que el sistema de ciencia e innovación necesita un repaso, un buen repaso de arriba abajo, está fuera de toda duda, al menos para el PNV. No duden, tampoco, de que estaríamos en el PNV encantados de colaborar en la puesta en marcha, a través de la tan anunciada Ley de Ciencia, de un sistema más justo, más sólido, más transparente, menos preso de ineficacias y rémoras del pasado y más orientado a las necesidades del futuro.

No es el PNV quien ata en corto, ni siquiera a través de un acuerdo presupuestario como el que acabamos de concluir, el sistema de ciencia e innovación del Estado, y mucho menos quien, en su caso, lo tiene “preso”. No lo ha tenido en el pasado, no lo tiene en el presente y no deseamos tenerlo en el futuro. No es de nosotros de quien tiene que liberarse dicho sistema y sus agentes para responder, infinitamente más y mejor de lo que lo ha hecho en el pasado y lo está haciendo en el presente, a las necesidades de desarrollo del país. De quienes tiene que liberarse es de otros y de otras ataduras.

Si desean, estaremos encantados de colaborar en ese empeño. Es lo que le hemos dicho al PSOE con ocasión de la negociación presupuestaria, se lo decimos a la Ministra Cristina Garmendia, y también al Sr. Guinovart y, en general, a todo aquel que tenga la amabilidad de escucharnos y la decencia de no juzgarnos apriorísticamente.


ACUERDO PRESUPUESTARIO EN MADRID

Semana intensa, como pocas, la que nos ha tocado vivir en Madrid. Continuación, por cierto, de otra no menos intensa. Ambas, por un mismo motivo: el Acuerdo presupuestario, que hemos firmado con el Grupo Parlamentario del PSOE, para el año 2010.

Me consta que más de un votante, y, también, más de un militante del PNV, tiene dificultades en entender, aquí y ahora, acuerdos de este tipo con quienes “nos han echado del Gobierno”. Es normal.

Seguramente debiéramos debatir más, entre todos, y no por los periódicos y los medios de comunicación, antes de tomar este y otro tipo de decisiones. Animo a hacerlo. Y muestro, desde luego, mi plena disposición personal para ello.

No es fácil. El tiempo corre demasiado y los mecanismos de los que disponemos para llevar a cabo este tipo de discusiones están muy lejos de haberse adecuado a la velocidad y a las circunstancias de estos tiempos. Esto, entre otros motivos.

Yo personalmente no tengo duda alguna de que hemos acertado al acordar en los términos en los que lo hemos hecho. Lo que no me impide ser consciente, plenamente consciente, de que una operación política de Estado –así la he calificado y o mismo numerosas veces- y una operación, al mismo tiempo, de aprendices de brujo de la política, -así la califiqué yo mismo el pasado viernes en una televisión- nos han llevado a la oposición y de que debemos consecuentemente desarrollar nuestra política desde la plena consciencia de estar en esa oposición.

Pero centrándome en el acuerdo presupuestario. Quien crea que con nuestro acuerdo hemos salvado a Zapatero de una derrota política presupuestaria, de otra forma inevitable, se equivoca de arriba abajo. Esa es mi sincera opinión. Nunca he dudado que Zapatero iba a encontrar, también este año, los suficientes apoyos parlamentarios como para salvar los presupuestos de 2010.

Esto, por un lado.

Por otro, quien crea que una hipotética derrota de Zapatero en estas circunstancias es otra cosa que una victoria pura y dura del PP se equivoca, no menos.

Ese es, pues, el campo de juego en el que hemos abordado la negociación presupuestaria, que no es otro, claro, que aquel en el que se mueve ahora mismo la política en el Estado (salvo en Euskadi). De forma que, o bien, con nuestra actuación presupuestaria, dábamos una victoria al PP de Rajoy (el PP de tantas otras cosas, como las que observamos diariamente por los medios de comunicación, y, no menos, del Sr. Basagoiti que, junto con López, nos ha echado del Gobierno y va a echarnos, si puede, de Diputaciones y Ayuntamientos) o bien manteníamos, sacando provecho para Euskadi y no sólo para Euskadi, a un Zapatero, cuya debilidad política, por lo demás, es evidente. Y ello, además, en un contexto económico, cuya gravedad, sin necesidad alguna de que la política añada nuevas dosis, es ahora mismo y va a seguir siendo en los próximos tiempos enorme. También para nosotros.

Esa es la letra grande del acuerdo.

Pero, claro, el acuerdo tiene también letra pequeña, no poca, ni insignificante.

Está, primero, el llamado preacuerdo: “blindaje” del concierto económico; devolución de cientos de millones –más de cinco- de IVA a la Diputación Foral de Álava y, a través de ella al resto de las Instituciones Administrativas de Euskadi, y acuerdo, si bien temporal, en la transferencia de la competencia en políticas activas de empleo.

Y está, detrás, la otra letra “pequeña” del acuerdo, en la que destacan los dineros, en torno a los ochenta, que hemos traído para la I+D+i en Euskadi.

El tiempo corre rápido y fácil, decía antes. Todavía recuerdo, ahora hace un año, cuando, gracias al acuerdo presupuestario trajimos la competencia “compartida” de I+D+i a Euskadi. Aquello provocó un cierto temor en el mundo investigador y empresarial de Euskadi que se preguntaba, y nos preguntaba, si hecho eso, ellos iban a tener cerradas las puertas de acceso a las políticas estatales (incluidas entre ellas las europeas) sobre la investigación y el desarrollo. Hubo que dar explicaciones. Y las dimos. Un año después, hemos certificado con hechos que no hablamos por hablar ni para salir del paso, como tantos.

No todo hemos hecho bien, en todo caso. Ni hemos llegado al final de ningún camino. Seguimos andando. En la oposición, pura y dura, en Euskadi, con treinta diputados sobre setenta y cinco. Y tratando, allí en Madrid, con seis diputados sobre trescientos cincuenta, de sacar la cabeza, y de pesar, hasta donde sea posible, en beneficio de Euskadi y de EAJ-PNV. Y necesitados de mejorar muchas cosas entre nosotros. Pero de esto hablaremos otro día y en otro sitio.


MUNDUTIK BUELTAN

Aste pare batez hortik zehar ibiltzea tokatu zait. Ekuador aldean lehenik. Turkitik bueltan gero.

Ekuadoren, Quiton, hasteko, Miarritzeko Foroak eratzen dituen urteroko Jardunaldietan parte hartuz. Han ikusi nuen aspaldiko partez Juan Jose Ibarretxe Lehendakaria eta han topo egin nuen, baita, gure alderdiburu den Iñigo Urkullu eta beste hainbat lankide.

Europa eta Hegoamerikaren arteko harremanak bultzatzeko sortua izan zen Foro honen garapenean esku handia bota izan dugu Eusko Jaurlaritzatik, guk agintzen genuen garaian, eta errekonozimendu horren fruituak argi ikusi zitezkeen Quitoko Jardunaldietan Eusko Jaurlaritzako agintetik kanpo bota gaituzten garai hauetan.

Jarraitu beharko dugu, baina, gogor jarraitu ere, mundu zabalean lanean, gure iritziak ematen eta besteen berri izaten, baldin eta bizitzea tokatu zaigun mundu “txiki” honetan galdu eta desagertu nahi ez badugu. Gure aurrekoek hala egin zuten eta hobe dugu guk ere hala egin.

Hala ari dira egiten, bestalde, oraintxe bertan, ez sinesteko moduan gure enpresariak. Guayakilen aukera paregabea izan nuen horietako batekin hitz aspertu luze bat izateko. Gure “atuneroetako” bat zen. Ozeano Indikoan piratei aurre egitea tokatzen ari zaien horietako bat.

Hiru Ozeanoetan dago, baina, bera lanean, ez bakarrik Indikoan. Horregatik Ekuadoren ere aurrera atera duen entrepresa. Bi mila langiletik gora ditu berarentzat lanean.

“Hau da hain erraz, hutsaren truke bezala, askotan albora uzten duzuen atuneroetako bat”, esaten nion nirekin handik zebilen sozialista bati. Arrantzaleen kontuak antigoaleko kontutzat hartzen ditu gure artean zenbaitek. Eta, nolanahi, garrantzi gutxikotzat. Arik eta, deskubritzen duten EAJaren taldean aspaldidanik deskubrituta dugun hori: punta puntako enpresak direla hauek, mundu osoan lanean ari direnak, eta, beraz, begiramen guztia zor zaiela.

Espero dut, luze baino motzago, Indikoko beren egoera eta ibilerak zuzenduko direla. Horretan segitzen dugu lanean taldean, oraintxe bertan isilka bada ere. Guayakilen ospatu genuen batzarrak izan du probetsurik, besteak beste, nik uste.

Bermeoko atuneroena bat da. Euskal enpresariak non nahi topatzen dituzu oraintxe bertan. Nora joaten zaren, han. Turkia aldean, adibidez. Aspaldiko nire lagun zahar batekin luze hitz egiteko parada izan nuen, adibidez, Istanbulen, Ekuador utzi eta Turkia aldera joan nintzanean.

Enpresaria da bera. “Hirurogei urtera hoa eta turkieraz ikasten hasi behar ahal duk orain”, botatzen omen zioten aurpegira hara joateko asmoak agertu zituenean bere inguruan. “Urteak dituk, motel, horiek turkiera ikasten hasteko”.

Hasi eta lortu. Istanbuleko hainbat bazter erakusten zidan eta elkarrekin afaltzen genuen bitartean, entzuteko zen nire lagunaren turkieraz hitz egiteko kapazidadea telefonoz deitzen zioten bakoitzean. “Ez duk erraza ulertzen gure artean euskara ez ikasteko zenbaitek botatzen dituen aitzakiak”, komentatzen zidan berak, arrazoi guztiz.

Han jarraitzen du berak, familia hemen Euskal Herrian duen bitartean, tarteka hona etorriz. Ostiral gaua zen elkarrekin geundenekoa. “Etzi, igandez, Dubaira noa denboraldi batetarako, han ere zeregina hobeto dagoenez”, jakin erazten zidan.

Hala dabil gure arteko hainbat jende, munduan zehar. Horri eskerrak, hartzen duzu sorpresa atsegina Istanbuleko alkateak, bileran berarekin, CAF enpresa aipatzen dizunean, eta zu harro sentitzen zarenean. Eta hola behin eta berriro, hemen eta han. Gaur bertan, igandea, lagun arteko bazkari batetan, bihar, astelehenez, Txinara denboraldi luze batetarako bueltatzen den beste enpresa gizon baten istorioa kontatzen zidan bazkalkide batek. Emaztea eta seme-alabak hemen utzi eta nik Madrilerako abioi hartuko dudan momentu beretsuan berak Txinarakoa hartuko du. Ba dago aldea! Ez gaude kexatzeko!

Askotan galdetu izan ohi diot nire buruari politikariok, besteak beste, ohartzen ote garen benetan “gure” jendeari tokatzen ari zaion benetako bizitzaz. Ba ditut zalantzak, bai horixe. Nire lagun batek esaten duen bezala, ba dago, egon, hortik zehar guri baino belar motxagoan ibiltzea tokatzen zaionik! Gutxienez jakinaren gainean egon beharko genuke eta bakoitzari berea aitortzen ikasi, lezioak ematen hasi aurretik.

Aste honetan, Aurrekontuen inguruan egindako aurre akordioaz eta izandako gorabeherez idatziko nuela pentsaturik nentorren Madrildik bueltan. Baina, ordenagailuaren aurrean jarri naizen bezain azkar, Madrildik baino gehiago Munduko beste hainbat parajetik bueltan etorria naizela etorri zait burura eta hortik zehar dabilen gure jendeaz hitz egin behar nuela erabaki dut. Gutxiegietan egiten dugu, egin ere, hala nola gutxiegi egiten duten gure arteko egunkari eta komunikabideek. Zor diegu, baina, hau eta mila aldiz gehiago.