TODO IGUAL, NADA IGUAL

webs_electoralesMi sensación, y en algún sentido, mi conclusión resumen de las elecciones del pasado domingo puede resumirse en dos frases. Una: todo parecer seguir, más o menos, igual. La segunda: más vale a todo el mundo, incluido al PNV, entender que nada debe seguir igual.

Lo reconozco: Pocas veces he tenido tanta pereza para reflexionar sobre unos resultados electorales.

Prefiero casi no saber por qué. He dejado pasar días desde el pasado domingo por si las ganas acudían a mí por alguna parte. Pero compruebo que no. Si hoy me pongo a escribir siquiera algunas líneas sobre el tema, es más por la obligación que me tengo impuesta a mi mismo con relación a este blog que por ninguna otra razón.

Esta falta de interés pudo ser la que me llevó, la noche misma del domingo, a navegar un rato, a partir de las diez de la noche, en la web del Ministerio de Interior, ver algo de televisión, escuchar alguna que otra declaración, y acostarme inusualmente temprano. La verdad es que me tocaba madrugar de lo lindo la mañana siguiente para visitar el nuevo y excelente aeropuerto (que se inaugurará el próximo martes, día 16) del Prat, en Barcelona, y acabar, por la tarde, en Madrid repasando los temas de la semana. Este hecho, unido a la falta de pasión aludida, hizo que en cuanto tuve los datos básicos de lo que había ocurrido en el conjunto del Estado y específicamente en el País Vasco, me diera por satisfecho, al menos por ese día.

En todo caso, mi resumen, mi sensación y reflexión resumen, de esa noche fue la que he recogido al comienzo. Todo igual. Nada igual.

Aclaro, en todo caso, antes de dar un paso más: estoy hablando de la lectura “interior” o si se prefiere, “no europea” de dichos resultados, que es la lectura que evidentemente, sin solución de continuidad con la forma en la que se ha llevado a efecto la campaña electoral y, más en general, con la que se han abordado estas elecciones, se ha impuesto plenamente y de forma prácticamente unánime. Desde esa perspectiva analizo yo también.

Todo igual. Quiero decir: no ha habido ningún giro a fondo de nada ni de nadie. El PP ha ganado, por menos de lo que le hubiera gustado. El PSOE ha perdido por más de lo que le hubiera querido. UPyD, sigue apuntando pero de esas formas… IU ha salvado también los muebles, ya muy deteriorados. CiU y PNV han salvado la situación mejor de lo que, al parecer, muchos por ahí esperaban, pero no tanto como a algunos nos hubiera gustado. Y así, también, más o menos, en el ámbito de ese mundo de ERC, BNG, ARALAR, EA e Izquierda Internacionalista, en cuyo seno cabe hacer diferencias evidentemente, pero en el que, por lo que se refiere al País Vasco, ha ocurrido que la “izquierda abertzale de siempre” (me perdonará el lector esta expresión, que, sin embargo, estoy seguro que me entiende) ha hecho un esfuerzo, no baldío al parecer, de empezar a reordenar, a mejor para ella, el escenario,… pero… con muchos peros.

Más vale, sin embargo, que todo el mundo entienda, al mismo tiempo, que “nada es, va a o debe ser igual”. Mi convencimiento es de que el precario status sobre el que camina, en España y en Euskadi, en los últimos tiempos la vida política en general, y la partidaria en particular, constituye una señal clara de de que estamos metidos en un proceso de cambios, inevitables, de cuya gestión, a largo y a corto, van a depender muchas cosas, y, entre ellas, la evolución del mapa político y la forma y grado de presencia de cada partido político en dicho mapa.

No se trata de que los resultados del pasado domingo hayan dibujado esos nuevos escenarios. Más bien, en su caso, han precarizado, todavía más, los existentes en la actualidad. Han supuesto un paso más en esa pendiente.

De ahí la necesidad de todo el mundo de entender que en el futuro, incluso en un futuro no tan lejano, las cosas deben hacerse de forma diferente. Muy diferente, incluso, según quién y en qué campos.

Acostumbran las noches electorales a ser muy apasionadas, tanto en los éxitos como en los fracasos. Ahora bien, según pasan los emociones de esa noche, las inercias del pasado y las resistencias del presente acostumbran a imponerse a las emociones de esa noche, muchas veces bajo la capa de análisis reposados y sesudos. Y vuelven las aguas a sus cauces “habituales”.

No sé qué ocurrirá esta vez y dónde.

Desde la mañana del lunes, que me desplacé a Barcelona y a partir de esa misma tarde, ya en Madrid, pude percibir, en numerosos diputados, de uno y otro signo, las emociones contrapuestas de la víspera. “Las cosas tienen que cambiar”, venían a transmitir unos y otros, si bien con orientaciones incluso contrapuestas. Me ha bastado leer, siquiera superficialmente, los periódicos de los días siguientes para percibir, con igual claridad, que costará lo suyo, y ello cuando así ocurra, que a aquellas emociones le sigan actuaciones decididas para realmente empezar ese trabajo, siempre difícil, de que nada sea igual que la víspera.

Es normal. Especialmente tratándose de un tiempo transcurrido tan corto. Ni una semana. No es posible superar de un día para otro superar el shock, sea del grado y de la orientación que sea, que suponen siempre y para todos unos resultados electorales. No ha habido sino que observar, esta pasada semana, a Zp, para confirmar plenamente este hecho: más incómodo que nunca, pero más evasivo también que nunca y resistiéndose. No es el único.

A veces pienso que la pereza, a la que aludía al comienzo de este post, como causa de mi tardanza en escribir este comentario, se debe también a ese mismo motivo. O quizás a los dos juntos. La pereza se derivaría, en tal caso, de sentir que “todo sigue igual”. La dificultad de superar el shock se derivaría, por su parte, de que, al mismo tiempo, todo necesariamente empieza a ser diferente. Y eso no es fácil. Tampoco para mí, quiero decir, para mi partido, el PNV.

(Continuará, quizás)

Advertisements

About José Ramón Beloki

Diputado del Grupo Vasco en el Congreso. José Ramón Beloki(r)en bidalketa guztiak ikusi

5 responses to “TODO IGUAL, NADA IGUAL

  • Jorge Mira

    Beloki, suscribo totalmente el post que hoy te dedica Ignacio Arsuaga, espero que te lo leas. Y déjate de victimismos y quejas infantiles, que para algo cobras, hombre. ¿O te representas solo a ti mismo, que apelas a eso de “uno piensa lo que piensa”? Olé tu diálogo y olé tu actitud receptiva. Por otro lado, sirvan esos miles de emails que dices te han “acosado” para representar a esos miles (alcanzan los 100.000 por año) de niños/as que son liquidados cada año en “clínicas” españolas gracias a posturas de tipos como tú. Saludos,

    Jorge

  • Fermin Goñi

    Jorge,
    Debes ponerte en manos de un profesional.
    Tranquilo. Las clinicas son para curarte. No matan a nadie.
    Si has tenido alguna mancha nocturna no debes sentirte culpable. No has matado a nadie.
    De verdad. Un psiquiatra te va a poder ayudar. Confía en ellos.

  • Jorge Mira

    Fermín, ya sabes: no ofende quién quiere sino quién puede. Un saludo

  • Jorge Mira

    Fermín, supongo que te gustaría que te entrara a tu juego, que te dedique frases irónicas (y facilonas), que me pique, que te siga el jueguecito….Pues va a ser que no. Supongo que proyectas traumas tuyos personales en los demás, y se te aplica el refrán de que cree el ladrón que todos son de su condición. Quizás sufres una indigestión y diarrea mental que te hace mezclar el derecho a la vida del no nacido con tus masturbaciones mentales, que nada tienen que ver con el asunto de marras, que no es otro que el derecho a vivir. Dejadles vivir, Fermín, Beloki,…

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: