Leer el original

Ocupado, prácticamente todo el día, con mis cosas en Madrid, no seguí, ni en vivo ni en directo, ni los discursos ni el debate que siguió a los mismos, el pasado martes, para la elección del nuevo Lehendakari del Gobierno Vasco, Patxi Lopez. Apenas algunos minutos, y ellos esparcidos a lo largo del día.

Un SMS, de mi mujer, me dio a conocer, a media tarde, que Juan Jose Ibarretxe había anunciado su retirada. Y otro, de EL PAIS, me confirmaba que Patxi Lopez era, de acuerdo con las previsiones, el nuevo lehendakari.

Desperté a la mañana siguiente escuchando, en diversas emisoras estatales, las interpretaciones, más que los relatos, de lo que había ocurrido la víspera en el Parlamento Vasco. En resumen, todos venían a decir lo mismo: se alegraban, sin mesura, del triunfo de no se cuantas cosas que, al parecer, significaba la elección de Patxi Lopez para ese puesto. Y, a la par, interpretaban el discurso de Ibarretxe (y más en general los del PNV ) como los discursos del resentido y de mal perdedor.
lehendakari-ibarretxe
Desayunando pude empezar a revisar los primeros periódicos. Y, una vez, en mi despacho, un buen número de ellos. Eran prácticamente unánimes: qué gran día y qué mal perdedor, venían a decir.

“El guión escrito”, pensé para mí.

Afortunadamente, llevo ya algún tiempo que recibo, remitidos desde el GBB, por correo electrónico, algunos de los principales documentos que se producen aquí en Euskadi y cuya lectura y conocimiento, de no ser por esa vía, me sería, como mínimo, mucho más complicada, si no simplemente imposible. Comprobé esa mañana, que, ya la tarde anterior, me habían remitido el discurso pronunciado por Ibarretxe.

Lo leí. Y esto es lo único que querría decir hoy: aconsejo su lectura. En primer lugar, por lo que dice, y que yo no resumiré aquí. Pero, en segundo lugar, por lo que no dice, ni trasluce siquiera, digan lo que digan tantos y tantos medios de comunicación.

La tarde del miércoles respondía yo, por teléfono, a unas preguntas de una periodista del DV. En una de ellas, se refirió justamente a la interpretación que del discurso de Ibarretxe se había producido. “El guión, que se refiere a Ibarretxe, está escrito desde mucho tiempo atrás, y demasiada gente, demasiados medios de comunicación desde luego, lo están siguiendo a pies juntillas”, vine a responderle.

Por eso animo a la lectura del “original”.

Se puede votar PP, se puede votar PSOE, se puede votar UPyD, y se puede estar a favor de que todos juntos, si fuere necesario, formen juntos un Gobierno. “Aquí en Euskadi, claro, en ningún otro sitio”, como con evidente torpeza y no sin notable desazón (principalmente desde el lado socialista) vemos estos días defender. Pero que para ello sea necesario desfigurar –intentarlo al menos, a capricho, hasta extremos grotescos, como de acuerdo con el guión escrito de antemano, han hecho tantos políticos y no menos periodistas-comentaristas, poco habla a favor de la contrapropuesta que se dice defender, y poco, muy poco también, de aquellos rasgos del periodismo, hoy tan olvidados, de la búsqueda de la objetividad y cosas por el estilo.

No vamos, en todo caso, a extrañarnos de esto a estas alturas. Las ganas de derrotar y humillar –y vaya Ud. a saber qué más- al nacionalismo que con tanta profusión, tanto empeño, tantos medios y tantos colaboradores se sembraron y cultivaron en la segunda legislatura del Sr. Aznar no han desaparecido. Muy al contrario, están ahí y, si de algunos depende, seguirán ahí. Constituye buena parte del humus sobre el que ha brotado el actual Gobierno Vasco presidido por Patxi Lopez.

Soy de los que creen que nada haríamos, salvo equivocarnos del todo, los nacionalistas dejándonos llevar por actitudes reactivas y contrasentimientos del mismo género.

Mucho mejor, leerle, en lo que dijo, y en lo que no dijo, a Ibarretxe. Y allá ellos con sus fantasmas. Les arrastrarán a ellos mismos, antes de lo que se imaginan.

Pero es que, además, si alguien se merece, hoy y aquí en este País, que se le escuche, y se le escuche atentamente, antes de juzgarle políticamente –mucho más, antes de dejarse llevar por los juicios políticos preventivos del guión establecido- es Juan Jose Ibarretxe. Se lo merecía cuando era Lehendakari. Hoy, cuando ha dejado de serlo, todavía más.

Advertisements

About José Ramón Beloki

Diputado del Grupo Vasco en el Congreso. José Ramón Beloki(r)en bidalketa guztiak ikusi

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: