Monthly Archives: apirila 2009

“HASERRE OMEN ZAUDE…”

blog-0821Hala esaten digute, sozialista jendeak batez ere, azkenaldian, Madrilen: “Haserre omen zaude…”, eta errukiz bezala begiratzen gaituzte. Errukiz, eta, bide batez, lehen bait lehen haserrealdi hori atzean utzi, eta, ohizko jende “zentzuduna” bihur gaitezenaren erreguz.

Mila aldiz eman izan diet erantzun berbera: Gu ez gaude haserre. Gu gaude irmo, oposizioan hori bai, horrako bidea erakutsi diguzuenez.

Joandako asteazkenean bizi izan genuen, azkeneko aldiz gaur artean, situazio hau berau Parlamentuan. Zapatero presidentea bere gobernu aldaketaren berri ematera etorri zitzaigun. Beno, berri baino gehiago, esplikazioak. Hutsak bezain ulertezinak, guztiz, oposizio guztiak, aho batez, esan zion bezala..

Iosu Erkorekak, besteak beste, bere esplikazioak eta ahuntzaren gau erdiko eztula antzekoak zirela esan zionean, arrazoituz une oro, Zapaterok jarrera errukitsu bezain petrala agertu zuen gure bozeramailearekiko. “Zu ez zinan, baina, halakoa. Nik estimu handitan izan zaitut beti eta, orain, Euskadiko gora beherak medio, galduta ikusten zaitut, itsu eta noraezean bezala, pulamentu gutxiko esplikazioak ematen…”, esan zion.

Epelak entzun zituen bueltan, gure bozeramaile bermeotarra ez dela nornahi eta nolanahi tratatzeko pertsona garbi geratuz.

Momentu parlamentario bizi eta gordina bizi izan genuen, gutxitan bezalakoa.

Bati baino gehiagori esplikatu behar izan diogu ondoren, beste behin, hau guztia ez zaiola zor, inondik ere, ez dakit nolako haserreari, oposizioa egiteko orduan, agintean egoteko garaian bezala, lana serio eta irmo egiteko dugun gure izateko moduari baizik.

Ari dira ikasten, Zapatero barne. Eta saiatuko gara, ondorengo egunetan ere, lezio bera irakasten. Ikasiko dute azkenerako.

Denen mesederako izango da. Oraintxe bertan, Madril alde honetan zerbaiten premia badago, seriotasunarena da, izan ere. Batez ere, Zapateroren gobernuaren partetik.

Gipuzkoako ganbarak, urtero bezain eder eta interesgarri, gaur ostiralez, eratu duen Industri eta Zerbitzu Enpresei Emandako Sariak ospakizunean, batek baino gehiengo zera galdetu dit: “Serio jarriz (batek esan didan bezala), zein da baina Zapaterok egin berri duen gobernu aldaketaren izateko arrazoi eta esplikazioa?” “Ez dago ezkutuko esplikazio lasaigarririk, erantzun diet. Ez ibili ez dakit zeren bila. Are gutxiago Zapatero berak eman nahi izan duen esplikazioaren bidetik: “krisialdi ekonomikoari bizi bizi eta trebeziaz aurre egiteko egin dituela aldaketak eta ez dakit zer…”

Egunetik egunera etsiago ikusten dut jendea Zapaterorekin, auzoan eta etxean (berean, esan nahi dut). Deus ulertu ezin duela dabil borondate oneko hainbat jende. Eta zoritxarrez, hala da: ez dago nondik ulerturik zertan ari den. Han Madrilen, eta hemen, Euskadin (zentzuzko esplikaziorik, esan nahi dut).

Egoera hau inoiz ez da ona, ez atsegina. Bizi dugun krisialdi ekonomikoaren erdi-erdian (lau miloe langabetuen langa gainditu dela jakin dugu gaur bertan), zer esanik ez.

Haserre ez baino, gu, Madrilgo EAJko parlamentariok, urduri eta kezkatuak gaude. Ez gure egoera partikularrarekin, hori denez gutxiena oraintxe bertan, eta oposizioko lanari ere gustua hartu diogunez. Preokupatzeko motiboak ekonomian eta gizartean daude, eta ez gutxi. Eta ez dira gutxituko gainera berehalako batetan.

Hori guztia nahiko ez eta, zer premi genuen politikak ere bere aldeko preokupaziok ugal eta erantsi zekizkion egoera honi, Zapatero egiten ari den bezala?


PSOE ETA EUSKAL ABERTZALETASUNA

azurmendi-0052Euskadin, Martxoaren 1eko hauteskundeen ondoren, politikaren alorrean, ikusten ari garen hainbat gertakizunek zer penstatu (eta kezkatu) ugari ematen dute. Bereziki, PSE(PSOE)ren jarrerak.

Hori dela eta, besteak beste, gorabehera guzti hauek bueltaka nituelarik buruan, Joxe Azurmendik, orain zenbait urte idatzitako liburu bat etorri zait oroimenera: PSOE eta Euskal abertzaletasuna (1894 – 1934).

Ba dira urteak Joxe Azurmendik 153 orrialdeko liburu hau argitaratu zuela HORDAGON. Eta zer esanik ez Euskal idazleak ikertzen duen garaitik hona. Majina bat gauza gertatu da ordutik hona gure artean. Gauzak, PSOE barruan, zenbat aldatu diren, hori bakoitzak juzga deza. Ba da esaldi bat gure artean, nola ere, zera esaten duena: Atzeak erakusten du aurreak nola dantza. Eta, guzti hori kontutan harturik, agian, ba du irakurlearentzat interesik, liburu osoa ez bada ere, bere hitzaurrea irakurtzeak. Hona zer dion bertan Joxe Azurmendik.

“Sozialista nola izan zintezke?”, esaten digu zaharrak: sozialistak euskaldunon etsai dira”. Horrelaxe: ez abertzaleon etsai, katolikuon etsai, baina euskaldunon etsai. Eta: sozialistak; ez sozialista horiek edo haiek, baina sozialistak, denak.

“Zaharrak ez du asko estudiatu liburuetan. Ikasi, ordea, nahiko egin du, bizitza den liburuan. Zaharrak ikasi duena, da, sozialistak, edo hobeto, PSOE-sozialistak, azkenean ez direla PNV-ren, edo Estatutu proiektoen etsaiak, euskaldunon eta Euskal Herriaren etsaiak baizik. Eta zaharrak asko daki, asko ikusi du.

“Arana Goirik hasi eta Jose Antonio Agirrek buka, denok horixe agertzen dute: sozialismo espainolaren inkonprensioa, ezin ikusia euskal arazoarentzat. “El movimiento obrero es extraño al nacimiento del nacionalismo vasco”, esaten du Beltzak. Gehiago esan beharko litzatekeela, ematen du. Sozialisten intenso sentimiento antinacionalista aipatu du Fusik. Haien imperialismo cultural-a Solozabalek eta postura antivasquista del socialismo bilbaino. Aspaldi da Orueta liberalak PSOE-ri anti-euskaldun zeritzala: anti-euskaldun eta beste ezer ez; ez bakarrik anti-PNV. “Aquí el socialismo es puramente antivascongado”, idazten zuen halaber Doktor Areilzak, Alderdi guziek apuiatzen zuten mugimendu foralista boikotatzen bakarrak berak izan zirenean. Eta holako beste mila lekukotasun. Azaña nola Prietoren “violento rencor anticatalanista-z mintzo ohi zen, gogoratzen gara.

““La incomprensión que históricamente ha aquejado al PSOE ante las nacionalidades, particularmente las nacionalidades oprimidas por el Estado español”, salatu du Pelai Pagès katalanak; eta, areago, “la ceguera del socialismo español ante el hecho nacional”. Askoz lehenago, Andreu Nin beste katalanak PSOE-ren “espíritu chovinista, absorbente, asimilista, que no tiene nada que envidiar al del poder central monárquico desaparecido”, salatzen zuen.

“Kexa bera katalanek zein euskaldunek, aspal-aspalditik eta gaur arte.

“Dagoeneko salapenok oso jeneral bihurtu dira, Ez dira, inola ere, abertzale radikal itsuren batzuen gehiegikeriak. “Gudatea baino lehen –irakurtzen diogu Karlos Santamariari- Alderdi abertzale bat edo bi bakarrik ziren, besteak euskal nazionalitatearen etsai amorratuak bait ziren, orduko guziok gehiegi dakigunez”. Euskal nazionalitatearen etsai amorratuak, irakurtzen dugu berriz ere: ez, Alberdi abertzaleen etsaiak.

“Ez da dudarik: PSOE-k, bere historia luzearekin Euskal Herrian, euskaldun asko eta askori utzi dioen inpresioa horixe da; batez ere Euskal nazioaz, Euskal kulturaz, Euskal nortasunaz pittin bat arduratu izan direnei, abertzale itxura puxka bat hartzen diegun gehien-gehienei, eskuinezko nahiz ezkerrekoei, utzi dien inpresioa, hori da.


Sigue en caída libre,…

remodelacion2Hace ya algún tiempo, que, en un debate del programa PARLAMENTO (en TVE1) dije que este Gobierno “está en caída libre, anda aturullado y muestra signos de encerrarse a la defensiva en un cierto castillo o cárcel de papel”

Cada día veo más signos de esto. La remodelación gubernamental que alguien le sirvió a Zapatero en bandeja de plata cuando andaba entre Praga y Estambul, lejos de constituir un antídoto a estos males, es una muestra más de todo ello.

Coincidí con Magdalena Alvarez el pasado sábado por la mañana en Estambul. Iba acompañada de buena parte de su equipo. Todavía no había llegado a Estambul el presidente Zapatero y sospecho que tampoco se había producido la supuestamente obligada llamada telefónica entre ambos. Ella, también, debió enterarse por los medios de comunicación que iba a dejar de ser Ministra de Fomento.

Es el método Zapatero. Le llaman (llamaban, al menos, los muy suyos) “habilidad del presidente para manejar los tiempos”. Hoy prácticamente todo el mundo coincide en que es simple y pura improvisación, que, a veces, sale bien y otras, mal. Pasarse de listo tiene siempre, en todo caso, recorrido más bien corto. Entre otras razones, porque otros también, sin mucho tardar ni demasiado esfuerzo, se convierten en aprendices del oficio, y son capaces de reventarte lo que sea, incluida una remodelación gubernamental.

El problema, aún no siendo ése pequeño, no está, en todo caso, en que nadie le haya reventado la remodelación. Sigue estando donde he señalado anteriormente: Zapatero no ha terminado de arrancar en serio esta legislatura (básicamente por su incapacidad de percibir a tiempo la crisis económica y ser capaz de afrontarla políticamente) y, tras las elecciones de Galicia y Euskadi, esa incapacidad de remontar el vuelo se ha convertido, de improvisación en improvisación, en simple caída libre. No hay quien le frene, haga los aspavientos que haga y proponga las ocurrencias que proponga.

Hace mucho tiempo que en el Grupo Vasco tenemos claro que con un presidente así no es posible una política mínimamente rigurosa, estable y previsible para abordar, por ejemplo, la crisis económica (por sólo hablar de lo más gordo). ¿A quien puede extrañarle que Solbes, conocedor y sufridor, como pocos, de ZP, estuviera simplemente desistido? Con él hemos desistido muchos (ni se sabe cuántos, socialistas incluidos). La marcha de Solbes es la marcha de un hombre harto más que cansado, desistido más que desorientado.

Y así los demás. El pasado martes, le decía a la Ministra de Defensa, Carme Chacón, con ocasión de su comparecencia en la Comisión de Defensa para explicar la decisión de la retirada de tropas de Kosovo: “Bienvenida, también Ud., al club de las improvisaciones y de los prontos”. El “estilo ZP” se va imponiendo, en efecto, en este Gobierno, sea cual sea el área. El anuncio de la retirada de los soldados españoles, tal como ha sido realizado, constituye un ejemplo “brillante” de ello.

Lo que pasa es que pocas cosas empiezan a salirle bien a este Gobierno y a su Presidente, ahora mismo. Y ahí está el drama, del que todo el mundo, socialistas incluidos, es cada día más consciente. De ahí el aturullamiento general. La actividad parlamentaria de las últimas semanas proporciona abundantes ejemplos de ello, como es sabido. Y de ahí, también y sobre todo, como reacción refleja, ese movimiento defensivo de intentar cerrar filar e ir encerrándose. Cipria Ciscar, presidente de la Comisión de Defensa, no permitiendo, contra todo uso y costumbre, un tiempo de réplica a los portavoces de los grupos para responder a la Ministra de Defensa, es la última de las anécdotas demostrativas de ello que me ha tocado vivir hasta hoy.

El remodelado Gobierno tiene mucho de eso: Alejemos a Solbes que es una vía de agua y quedémonos con la “segura” Elena Salgado. Alejemos a Chaves del famoso granero de votos de Andalucía porque da síntomas de que va perdiéndolos y, de paso, a ver si alguien es capaz de medio taponar –para un rato, cuando menos- el desarrollo, desordenado como el que más, de un Estado autonómico a diecisiete, hoy mismo al garete. ¿Qué hacemos con el lío de las Universidades? Quitemos a la Garmendia medio Ministerio (por cierto, el Ministerio –y hasta la Ministra- “chic” del arranque de la legislatura) y a ver si el Gabilondo de turno nos aplaca por un tiempo el mundo universitario. Apretemos filas partidarias con José Blanco y Trinidad Jiménez y, para ello, prescindamos de la imprevisible Magdalena (y de su equipo) y del … Bernard Soria de turno. Y para que nada falte, guinda ocurrente donde las haya, quitemos a uno -Cesar Antonio de Molina- para poner a otra -Angeles Gonzalez Sinde- (¡porque sí!).

En resumen, un Gobierno que no parece tener otro objetivo mayor que el de intentar taponar las demasiadas vías de agua que se les han abierto a los socialistas, gracias, sobre todo, a ZP, presidente de Gobierno y del PSOE. ¡Y a seguir, otro rato más!

Se trata de un empeño baldío. Mientras no se ataque el problema en su raíz, que no es otro que la política y la forma de ejercerla de Zapatero, los síntomas volverán a aparecer, sin mucho tardar. Entretanto sigo con mi diagnóstico: sigue en caída libre, aturullado y cada día más encerrado en sí mismo y a la defensiva.

Lo volveremos a ver tras el descanso de la Semana Santa. ¡Esperemos que no antes!


El Estado contra los nacionalismos

“EL Estado contra el nacionalismo vasco: ésa es mi interpretación del pacto de gobierno que acaban de concluir el PSE(PSOE) y el PP para el Gobierno Vasco”, respondí a Maria Teresa Campos, en el transcurso del programa de TV5, LA MIRADA CRITICA, a la que fui invitado el pasado día 31, esto es, al día siguiente del cierre de dicho acuerdo. Y precisé: “Es el fracaso de un Estado, representado por el PSOE y el PP, que declaraba que quería ser amable, acogedor e integrador de los nacionalismos, el vasco entre ellos, y que, sintiéndose fracasado, decide ahora ir contra ellos, el vasco en concreto”.

Los representantes del PSOE y el PP dijeron, cómo no, eso de ¡qué barbaridad!, y cosas por el estilo. Pero evidentemente no eran capaces de responderme a qué otra consideración, si no a era a ésa, respondía el hecho, absolutamente excepcional, de que los dos partidos por antonomasia “del Estado” eran capaces de ponerse de acuerdo en los territorios -“de ultramar”, al parecer- de Euskadi- con el objetivo único de echar del poder a su enemigo común, el nacionalismo vasco.

En ocasiones, nuestros interlocutores –numerosos, ahora mismo, aquí en Madrid- de ambos partidos intentan argumentar que nuestros análisis corresponden a un supuesto cabreo, que nos estaría inundando, por haber sido desalojados del poder, y añadiendo, con una supuesta falsa comprensión hacia nosotros que “ya volverán las aguas a su cauce”.

Estoy convencido, y así les manifiesto, que vuelven a engañarse. De lleno. Nadie niega el que, tampoco para nosotros, como para nadie, no sea plato de buen gusto el tener que abandonar el gobierno. Pero lo que acaban de hacer el PSOE y el PP (y, en algún sentido, más el primero que el segundo) y las consecuencias que de ello se van a derivar para la política vasca y, también, para la española de hoy en adelante muy poco tienen que ver con explicaciones y conclusiones tan reduccionistas e interesadas.

Recuerdo a Jordi Puyol en unas recientes declaraciones: “Algo se ha roto entre España y Cataluña”, afirmaba en unas recientes declaraciones refiriéndose a distintas actitudes que se han generado y comportamientos que se han producido últimamente en la política y en la sociedad españolas respecto a Cataluña. Lo que el PSOE y el PP han decidido hacer en Euskadi responde también básicamente a ese mismo marco de ruptura entre un Estado, que se proclamaba integrador, y nacionalismos, como el catalán o el vasco, con los que no sabe qué hacer. Ahora mismo, ese Estado se siente simplemente fracasado, al par que desorientado, y, desde luego, sin esquema alguno que pudiera caminar hacia una integración futura de los mismos. Ahí esta la razón de ser de “el Estado contra los nacionalismos”.

En la despedida del programa televisivo al que he aludido lo dije, y lo repito: “Este fracaso es el final de una transición política que se diseñó como se diseño y que, sobre todo, se ha llevado, o traído según se mire, como se ha llevado. Creo sinceramente que se impone una nueva transición”.

Estoy más que convencido: Nos espera, a los del PNV, un ingente, además de enormemente ilusionante trabajo en los próximos años. Para empezar, desde la oposición, a la que nos han echado “los partidos del Estado” creyendo que con eso resuelven ese problema que cada día saben menos cómo resolver: el de los nacionalismos existentes en el Estado español, que, “haberlos haylos”, les guste o no. Y por muchos años.


Milonga tras milonga

Lo leí de regreso de Estambul, en el avión, ayer domingo. Decía Mayor (Oreja), en primera de EL MUNDO, a cuatro columnas: “ETA no quería que el PNV siguiera en el poder”.

No pasábamos en ese momento por ningún área de turbulencias. Y, sin embargo, pensé, por un segundo, en un evidente arrebato de ingenuidad por mi parte, que quizás esto suscitara, de entrada, una cierta reacción escandalizada en los medios de comunicación y que, a resultas, empezara a aclarar algunas mentes sobre lo que esta ocurriendo ahora mismo en el panorama político del País Vasco.

Camino de casa, de madrugada, por carretera, escuchando la radio, tuve ya la primera impresión de que mis vaticinios eran realmente ingenuos y que nada de eso habría de ocurrir. Hoy, lunes, ya no tengo duda alguna: ni escándalo ni reacción alguna. No toca. No va de eso el análisis que corresponde hacer sobre “el cambio en Euskadi”. El guión es otro.

Las razones “de Estado” se imponen a esas “menudencias” que enuncia Mayor Oreja. Los nacionalistas vascos del PNV podemos ser, al mismo tiempo, “terroristas” cómplices de ETA y sus auténticos enemigos políticos. Los partidos políticos “de las víctimas” de ETA pueden, al mismo tiempo, conformar el Gobierno vasco de los que llevan escolta –dice Basagoiti- y ser ejecutores “nobles”, sin manchar ni romper ningún cristal democrático, de la voluntad política de esa organización.

Y aquí no pasa nada.

La verdad es que a mí todo esto, y a estas alturas, no me coge desprevenido. No diré que me divierte. Tampoco me preocupa excepcionalmente. Lo que hace es aclararme y reafirmarme, todavía más, en que ninguna mayor desgracia para este País que la de caer en este tipo de dinámicas reactivas (o pseudo). Y basta ya de tanta milonga, aunque sea en nombre del terrorismo, de la democracia o de lo que a algunos les conviene en cada momento.